Carta pastoral de Mons. Julián Ruiz Martorell: La santidad como regalo y horizonte

El obispo de Jaca y de Huesca dedica su última carta pastoral sobre la solemnidad de Todos los Santos

Tiempo de lectura: 2’

Queridos hermanos en el Señor:
Os deseo gracia y paz.

En la solemnidad de Todos los Santos pedimos al Señor "que sintamos interceder por nuestra salvación a los que creemos ya seguros en la vida eterna" (Oración sobre las ofrendas). Los santos ya han alcanzado la otra orilla de la historia, y la fe de la Iglesia nos asegura que participan de la vida definitiva.

Damos gracias a Dios porque en los santos nos ofrece "el ejemplo de su vida, la ayuda de su intercesión y la participación en su destino" (Prefacio I de los Santos). Rezamos a Dios todopoderoso y eterno diciéndole: ?mediante el testimonio admirable de tus santos fecundas sin cesar a tu Iglesia con vitalidad siempre nueva, y nos das así pruebas evidentes de tu amor. Su insigne ejemplo nos anima, y a su permanente intercesión nos confiamos" (Prefacio II de los Santos).

Los santos son "los mejores miembros de la Iglesia" y, a través de ellos, el Señor nos concede "ayuda y ejemplo para nuestra debilidad" (Prefacio de la solemnidad de Todos los Santos).

Todos tenemos santos de especial referencia; santos a los que nos confiamos suplicantes; santos a los que veneramos con peculiar afinidad; santos cuyas vidas nos sorprenden y animan; santos patronos de naciones, regiones, ciudades, pueblos, instituciones, comunidades, parroquias, ermitas, que nos vinculan en fraterna comunión, en gozosas y festivas celebraciones.

Al leer las vidas de los santos nos sorprende su capacidad de sufrimiento, su serenidad y alegría en medio de las tribulaciones, la firmeza de su fe en el tormento de las incomprensiones y rechazos, su constante esperanza y su ardiente caridad. En ellos contemplamos un amor desbordante, repleto de gratitud, con fragancia de fidelidad, con espíritu de servicio incondicional, con sabor a evangelio vivido, como un rumor de eterna novedad afianzada en la más firme y sólida tradición.

Sabemos que todos estamos llamados a la santidad. Reconocemos que la vocación universal a la santidad no es una fórmula vacía de contenido, sino una gracia y un compromiso, una llamada urgente y apremiante, y un regalo que procede del Señor.

Nos sentimos pequeños e insignificantes cuando vemos nuestros balbuceantes progresos, nuestras pausas repletas de cansancio y nuestros frecuentes retrocesos. Pero la meta de la santidad sigue siendo estimulante y la convocatoria es firme, para todos y cada uno, con nuestra peculiar historia entretejida de titubeos e ingratitudes.

El insigne ejemplo de los santos nos anima, y cada día seguimos caminando porque confiamos en su permanente intercesión.

Recibid mi cordial saludo y mi bendición.

Escucha en directo COPE, la radio de los comunicadores mejor valorados. Si lo deseas puedes bajarte la aplicación de COPE para iOS( iPhone) y Android. La aplicación de COPE es el mejor canal para escuchar la radio en directo, pero es también un completo medio de información digital que cuenta las noticias cuando se están produciendo, que te alerta de lo que sucede mediante notificaciones en tu móvil.

Religión