COPE

¿Qué representa la festividad del Corpus Christi para la Iglesia Católica?

El periodista y sacerdote Josetxo Vera, explica en 'Siempre aprendiendo' el significado de la festividad del Corpus Christi para la Iglesia

Audio

Josetxo Vera
Twitter Josetxo Vera

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 03:43

Este domingo se celebra la festividad del Corpus Christi y, en el podcast 'Siempre aprendiendo' del periodista y sacerdote Josetxo Vera, conocemos la importancia de este día para la Iglesia Católica, que en otro tiempo se celebraba en jueves. De hecho, ciudades como Toledo, Sevilla o Granada mantienen su procesión este día, aunque este año no podrá ser como consecuencia de la pandemia.

La fiesta del Corpus es el misterio de la Eucaristía. Es el cuerpo de Cristo, visible cuando te acercas al sacerdote para comulgar. El cuerpo de Cristo es el pan, y en el cáliz está la sangre de Jesús. La Eucaristía es el resultado de la consagración del pan y del vino en la misa, donde actúa el Espíritu Santo: “Envía Señor tu Espíritu sobre este pan y este vino para que se transformen en el cuerpo y en la sangre de Jesús”.

La Eucaristía es el sacrificio de Jesucristo en la Cruz y que se renueva en cada celebración. En el pan y el vino se hace presente de manera real Jesucristo, el Salvador. Esa presencia no es simbólica, sino real. Se trata del misterio de la transubstanciación, es decir, la transformación de la sustancia del pan y del vino. A partir de este cambio del pan y el vino, viene la fiesta del Corpus Christi, en el que de una manera misteriosa, Jesús está presente.

Hubo un momento en la historia de la Iglesia donde se tomó conciencia de la presencia de Cristo en el pan guardado en el sagrario. Una existencia real y, en el siglo XIII, una religiosa, Juliana de Cornillon, animó a celebrar esta fiesta en honor al cuerpo y sangre de Cristo.

En la Edad Media el pensamiento sobre la Eucaristía fue cuajando dando lugar a esta celebración. Hay que matizar que la materia prima del pan es sin fermentar y de harina. El vino por su parte tiene que ser natural, sin mezclas. De ello surge el cuerpo y la sangre de Cristo después de la Consagración.

El Corpus comenzó a celebrarse en el siglo XIII, cuando también en el momento de la celebración la hostia consagrada el sacerdote la levantaba y la mostraba al pueblo, un gesto que aún sigue haciendo en misa. Un poco más tarde, tuvo lugar un hecho milagroso en torno a la hostia consagrada, lo que se conoce como 'milagro eucarístico'.

En varios lugares ha habido algún milagro donde se ha hecho visible la presencia real de Cristo en el pan y en el vino. Por ejemplo, en Bolsena (Italia), donde durante la celebración de una Eucaristía, la hostia consagrada comenzó a sangrar y se empapó el corporal donde se estaba celebrando la misa y quedó la mancha en el altar. Se sigue contemplando como un milagro de la Eucaristía. Pero en otros lugares hubo milagros similares, una manifestación de la presencia de Cristo en la Eucaristía.

El hecho de Bolsena fue muy difundido y llegó al Papa a mediados del siglo XIII, llevándole a instituir la Fiesta del Corpus Christi. Le pidió a Santo Tomás de Aquino que preparase los textos litúrgicos de este día, y que a día de hoy se siguen cantando cuando se celebra el Corpus.

La procesión del Corpus comenzó en el siglo XIV pero en el interior de los templos. Así fue evolucionado la celebración. Ya en el siglo XV comenzaría la procesión del Corpus por las calles de Roma, comienzan las custodias, los carros triunfantes... hasta llegar a hoy.

¿Qué significa esta fiesta? Necesariamente, cambia nuestra vida. La presencia de Cristo en el sagrario cambia la vida del que tiene fe, porque es distinto una presencia de Jesús constante que una ausencia de Cristo. La presencia de Cristo es una cuestión íntima, pero en la Custodia está el Señor, por lo que es posible un encuentro con la persona a la que amas, que es la persona de Jesucristo.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

Lo más

En directo