COPE

De Serrat a Andreas Kümmert: cantantes elegidos para Eurovisión... que no llegaron al festival

Algunos artistas ya tenían en su bolsillo el pasaporte para el certamen, pero acabaron dando un paso atrás... o les hicieron darlo

Audio

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 23:43

Habría que haberle preguntado el pasado mes de mayo al británico James Newman, el primer participante que recibe en la historia de Eurovisión un cero técnico (cero jurado, cero televoto) si se arrepintió de haber dicho que sí a participar en el concurso. En el programa "Pasaporte a Eurovisión" de esta semana vamos a hablar de participantes, que tras tomar parte en una preselección - pública o interna - y ganar su pasaporte al festival dieron un paso atrás... o les hicieron darlo.

El único ejemplo patrio es el de Joan Manuel Serrat en 1968. El cantante participó en la selección interna de RTVE y le ganó la partida a grandes de la época como Alberto Cortez, Juan y Junior y al propio Dúo Dinámico. Es verdad que él se presentó con otro tema, “Titiritero” y el Dúo Dinámico era quien llevaba “La, La, La”. Fue TVE quien propuso cruzar ambas candidaturas. Serrat plantó el órdago de ir con la versión en catalán y TVE dijo que no. En España posteriormente solo se ha vivido un caso, 40 años después de este. Todos los que fueron a Belgrado 2008 recuerdan el pánico del actor David Fernández, vestido del Chikilicuatre, en los ensayos. Nunca se planteó la retirada, pero sí el arrepentimiento total de aquella aventura, dulce en lo económico, amarga en lo artístico. De hecho, mató al personaje en cuanto pudo.



Vamos atrás en el tiempo para conocer quién fue el primero que habiendo ganado no recibió el pasaporte a Eurovisión… y viajamos hasta 1961. La pizpireta Siw Malmqvist gana la preselección sueca, el melodifestivalen, con “April, April”. Sin embargo, durante la repetición final no para de reír y hasta se le olvida la letra. La televisión sueca justifica que ella ya había ido el año anterior y le da la canción a otra artista, Lil Babs, pero la propia Siw reconoce que su actitud no fue nada profesional y fue ‘castigada’ sin ir al festival.



Lo cierto es que hay cantantes que parece que tienen mala suerte o una mano negra como se dice en el mundillo artístico. Es lo que declara el artista maltés Enzo Guzman. Malta ya había participado en los años 71 y 72 con malísimos resultados. Se retiran y vuelven en 1975 para retirarse ya hasta 1991. Pero arece que en 1974 y en 1976 había hecho amago de volver y organizaron una preselección que en ambas ocasiones ganó el bueno de Enzo. En el 74 con “Peace in the world” y en el 76 con “Sing your song, country boy”. Desafortunadamente, la televisión maltesa le tuvo que comunicar en ambas ocasiones que no había dinero para poder pagar todo aquello y Enzo se tuvo que quedar en casa. Las malas lenguas dicen que la calidad de las canciones hicieron reflexionar a los directivos malteses sobre si merecía tanto dispendio para una nueva humillación.



Hay muchos casos de artistas que ganan la preselección pero luego se descubre que el tema es un plagio o que ya ha sido publicada. Por ejemplo, en 2009, los húngaros habían elegido un tema titulado “If you wanna party” a cargo de Mark Zentai. Sin embargo, se descubrió que era una canción publicada ya en 2005. Entonces, la tele húngara decidió seleccionar a la actriz y cantante Katya Tompos, que se dedicaba al teatro musical. Su canción para eurovisión era “Maganyos Csónak”, que ya era conocida en su país de manera muy exitosa por formar parte de la banda sonora de una película húngara que estaba triunfando en la cartelera. El día 4 de febrero de 2009, un día después de descalificar a Mark Zentai, se anunció esta canción, pero de repente, tan solo seis días después, Katya envía un comunicado a través de la televisión húngara en el que debido a “varios compromisos teatrales” no podrá acudir al festival de Moscú en mayo de aquel año. Un tanto curioso cuando las fechas del festival se conocen desde meses antes. El caso es que la canción había despertado opiniones muy polarizadas y la calidad de la cantante estaba fuera de toda duda. Quizás Katya pensó que con el éxito de la película no necesitaba irse a Eurovisión a ser valorada en un concurso, o quizás realmente firmó compromisos profesionales. El caso es que nunca se volvió a presentar para ir al Festival.

Algo parecido sucedió en 2016 en Italia donde la norma desde el año anterior ya estipulaba que el ganador de SanRemo tenía también el derecho a representar a los “azzurri” en Eurovisión. Para sorpresa de muchos los ganadores de esa edición fueron los veteranos componentes del grupo “Stadio” que llevaba desde los años 70 en el mundillo artístico. Su canción “Un giorno mi dirai” fue la vencedora y por tanto la que podríamos haber escuchado en Estocolmo ese año. Testigo de su triunfo fue la segunda clasificada aquella edición sanremese, la simpática Francesca Michielinm que aceptaría el billete a Suecia. En este caso, parece que los Stadio tenían una gira comprometida de antemano y que lo de Eurovisión no entraba en sus planes. No tardaron mucho en tomar la decisión pues lo comunicaron en la rueda de prensa de ganadores. Para evitar esta situación, la RAI comenzó a pedir por escrito a los participantes en SanRemo que de antemano manifiesten su deseo de ir a Eurovisión si resultan vencedores y en caso de ganar un no firmante, tener la libertad de seleccionar la canción y el artista.

No obstante el caso más polémico y publicitado tuvo lugar en Alemania en 2015. La televisión germana organizó una previa entre artistas sin discográfica de donde resultó ganadora una joven llamada Ann Sophie, que competiría en la gran final alemana camino a seleccionar representante para Viena 2015. Había nombres importantes, entre ellos el ganador de La Voz aquel año, Andreas Kummert. Tras dos rondas de votaciones, quedan finalistas para la decisión final la debutante Ann Sophie con “Black Smoke” y el particular Andreas con “Heart of Stone”. Andreas gana la preselección pero en pleno directo renuncia entre abucheos de un público desencantado. Hay que decir que Andreas ya había resultado problemático en la edición que ganó de La Voz Alemania, se solía enfrentar al público en sus conciertos y no se encontraba bien de salud en la semana de la preselección. La televisión alemana dijo sentirse sorprendida ya que Andreas sí había manifestado su deseo de participar en ella. Todos los medios de comunicación en Europa recogieron las imágenes y la noticia por inédita. Resultó un gran shock escuchar aquellas palabras de Andreas “Gracias Alemania por el apoyo, pero ahora mismo no estoy en condiciones de llevar a cabo esto”.



Lo cierto es que resulto un regalo envenenado para Ann Sophie, la cual declaró sobre aquella decisión de Andreas que “él había escuchado a su corazón decirle que aquello era demasiado grande para él y es valiente porque todos deberíamos escuchar a nuestros corazones”. Finalmente Ann Sophie acudió a Viena, y fue última con cero puntos. Todo un capricho del destino transformado en fiasco. Arruinó su carrera musical hasta el punto que la hemos visto hace unas semanas como concursante en "La Voz" de Alemania.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo