COPE

Pitos de la orquesta, llanto y una relación rota: la historia detrás del triunfo de France Gall en Eurovisión

La cantante francesa se impuso en el primer festival celebrado en Italia, allá por 1965. Su “Poupée de cire, poupée de son” se convirtió en todo un icono

Audio

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 00:07

Ahora que ya conocemos muchos de los detalles de dónde, cómo y cuando será Eurovision 2022 en Italia, esta semana en "Pasaporte a Eurovisión" hemos pedido a nuestra maquina del tiempo viajar a las otras dos ediciones que tuvieron lugar en aquel país de la mano de Iván Iñarra. Nuestra primera parada es 1965. Un año antes, había ganado Eurovisión Gigliola Cinquetti con "Non ho l’eta", que venía de ganar SanRemo, hito que los Maneskin han reproducido en 2020 ganando ambos festivales. La RAI tenía por tanto que recoger el guante de organizar un evento que cada vez ganaba más repercusión y complejidad técnica. Y a la hora de elegir la sede, se decantaron por el recinto más avanzado tecnológicamente que había en el país transalpino: la Sala de Conciertos de la Rai, construida allí solo un par de años antes. Tenía 3 estudios de televisión y un auditorio para casi 400 personas con los recursos técnicos más avanzados para la época. De hecho, por primera vez se emite el festival a países del este, de lo que entonces se llamaba el telón de acero: la extinta Checoslovaquia, Hungría, Polonia, Rumanía, Alemania del Este y la Unión Soviética. La RAI tenía centros de emisión en Turín, Roma, Milán y Nápoles donde se producían y emitían programas para todo el país y este último era el más moderno.

En aquel 1965 se cumplía la edición número 10 del festival y se batía un récord de participantes con 18, ya a que debutaba Irlanda. La presentadora, Renata Mauro, era una de las primeras profesionales de la televisión italiana que había comenzado ya en los años 50 y 60 su andadura a la par que la emisión de cadenas comerciales.

En Italia, el festival de San Remo llevaba ya 15 años en marcha y organizar este a nivel técnico se puede decir que fue pan comido para los italianos. La orquesta sonó genial y aun siendo un auditorio con una sola caja escénica consiguieron adaptar el escenario colocando un gran logo de Eurovisión de la época a un lado donde cantarían los artistas. En aquella época no había bailarines ni grupos, eran todo solistas, así que fue fácil integrarles en el escenario.

¿Y quiénes eran los favoritos? Había grandes estrellas de la época como el frances Guy Mardel, la portuguesa Simone de Oliveira, el austríaco Udo Jurgens o el italiano Bobby Solo. Pero, sin duda alguna, la sensación antes de la competición era la británica Kathy Kirby, que venía de tener muchos éxitos discográficos, e incluso presentar su propio programa de televisión en la BBC. Con su moderno - para la época - “I Belong”, se presentaba clara favorita a otorgar al Reino Unido su primer triunfo.

Pero “I Belong” quedó, en la más pura tradición británica, en segundo lugar. Y eso que los ingleses recibieron la máxima puntuación de España, algo que pocas veces ha pasado en la historia de Eurovisión. La otra gran favorita y a la postre ganadora, llegaba representando a Luxemburgo, aunque tenía sello francés. Por un lado el compositor era Serge Gaingsbourg, un nombre que se convertiría en un mito de la cultura pop francesa y la cantante se convirtió también en un icono de la moda y el pop: France Gall. Hablamos por supuesto de una de las grandes canciones que han ganado el festival: “Poupée de cire, poupée de son”.



France Gall no tuvo un buen recuerdo de aquella experiencia eurovisiva e incluso renegaba de ella. Por un lado tuvieron muchísimas críticas en Nápoles por presentar una canción alejada de lo melódico que era lo que se llevaba. A muchos críticos de la época les parecía una excentricidad pop que no pintaba nada por allí. En la votación que hacía la orquesta durante los ensayos la dejaron la última y ella llegó a declarar que incluso la abuchearon. Además, la actuación de France Gall tuvo algún desajuste que a través de la televisión se percibió como casi desafine. Tal fue así que cuando terminó su actuación, la joven France Gall, de 17 años, llamó a Paris a su novio, el famoso cantante Claude François y este, en vez de regalarle unas palabras de ánimo, lo que hizo fue comenzar a gritarle: "Has desafinado, has cantando horriblemente mal”. Tanto fue así que France Gall comentó en un programa de la televisión francesa que la conversación terminó rompiendo la relación y ella se puso a llorar. De hecho, cuando sale a recoger el premio ya como ganadora, ella dice que tenía los ojos hinchados de haber llorado en los instantes previos. En cualquier caso fue una canción que vendió millones de copias, versionada en todos los idiomas, hasta en japonés, árabe, versiones rock, techno… una canción icónica.

¿Y qué tal quedó España en ese festival? TVE eligió la canción en una preselección en Barcelona. Por un lado en un programa de televisión de la época llamado “Gran Parada” se eligieron 8 canciones y RTVE añadió otras 6. El 7 de febrero se emitió la gran final y fue un jurado de 16 personas conformado por expertos y espectadores comunes quienes votaban con un sistema muy curioso. En cada ronda de votación los 16 votaban cada uno a todas las canciones excepto a una. La menos votada de cada ronda se eliminaba, así solo quedarían 2 y entonces ya votaban a su favorita. Fue una gran preselección con nombres como Raphael con “Feriantes” - quedó 3º - , Franciska, Jaime Morey… a día de hoy muchos dicen que fue una gran oportunidad perdida ya que la segunda clasificada en aquella previa fue “Esos ojitos negros” del Dúo Dinámico, una canción memorable en la historia del dúo y que trascendió esa preselección. La ganadora de la previa española, al igual que en 1961, fue la sevillana Conchita Bautista con “Qué bueno, qué bueno”.

Pero Conchita no tuvo mucho suerte, pues se llevó un 'cero'. Eso sí, ella dijo que tras quedar última todos los medios acudieron a su camerino mientras que el de la ganadora, France Gall, estaba vacío.



Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo La Noche

La Noche

Con Beatriz Pérez Otín

Escuchar