• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Distrito COPE

Distrito COPE

Con Juan Andrés Rubert

'DISTRITO COPE'

La revolución musical de 'Saturday Night Fever'

'Distrito COPE' se mete de lleno en las pistas de baile y viaja hasta los años 70

Audio

 

Juan Andrés Rubert
@juananrubert

Redactor COPE

Tiempo de lectura: 6'Actualizado 20:09

Era 1977. La música ya no volvió a ser lo mismo y la revolución llegó a las pistas de baile de todo el mundo.

Sitúate en ese año. Justo ahí, salió una película y una banda sonora, que cambiaron por completo el panorama musical de todo el mundo. Hablamos de 'Saturday Night Fever', 'Fiebre del Sábado Noche'. La música disco llegaba a todas partes de forma masiva, cambió la forma de hacer las canciones, cambió la forma de bailar, cambió la forma de sentir, escuchar y vivir la música. Los Bee Gees fueron los que popularizaron este género a lo largo y ancho del planeta. Este trío de hermanos, aunque por aquel entonces eran unos cuantos más, hizo del falsete su marca estrella. Tal fue fue el impacto, que las canciones que salen en esta banda sonora, a día de hoy, siguen siendo muy populares. Así que toca volver a unas cuántas décadas atrás. ¿Estás preparado? Pues venga, a bailar.

ctv-gsn-portada fiebre de sabado

Los Bee Gees toman el control del baile, y a partir de ahí, es un éxito tras otro, no hay tregua en esta increíble banda sonora. Esta canción, 'Stayin' Alive', todavía, a día de hoy, sigue siendo toda una institución en el mundo de la música. Esta canción no estaba originalmente planeada para ser lanzada como un sencillo, pero los fans llamaron como locos a las principales estaciones de radio de Estados Unidos tras ver un tráiler con el inicio de este tema. Imagínate, era solo el principio de Stayin Alive y ya la gente se volvía loca. Número en todo el mundo, y reyes absolutos en las listas de Estados Unidos. Pero solo sigue siendo el inicio del disco Saturday Night Fever. Aún queda mucha fiesta por delante.

Desde los principios de la banda, la temática del amor era habitual. En el recuerdo queda 'To Love Somebody', una de sus baladas estrella, cuando todavía no hacían falsete, por cierto. Pero la canción 'How Deep Is Your Love', aunque es una de las excepciones tranquilas en esta banda sonora, fue también una revolución en los 70. Otro número uno mundial. Pero de nuevo, nos volvemos a enfundar el traje de John Travolta y salimos a darlo todo en esta fiebre nocturna del baile.

DESCUBRE LA MÚSICA DISCO DE LOS AÑOS 70 EN EL VIAJE DE 'DISTRITO COPE'

Si has visto la película, seguro que ya te has imaginado en ese suelo con luces de colores bailando y tratando de imitar a Tony Manero, ese muchacho neoyorquino que tenía un don para el baile. Y aquí, los Bee Gees se vuelven a adueñar del número uno en las listas. Ya no lo soltaron. No es que antes no tuvieran éxito, pero es cierto que este 'Fiebre del sábado noche' los encumbró. La temática de sus canciones mezclan el amor por el baile y la fiesta, pero también el amor por una mujer idílica que, como ellos, era todo un espectáculo cuando sonaba la música disco.

Se acaban los adjetivos para describir las canciones de los Bee Gees en este disco, pero es que son insuperables, no parece que haya techo. Esta película no sólo fue un éxito en taquilla, sino que impulsó el movimiento Disco por todo el mundo. Un fenómeno convirtiéndose en un fenómeno sociocultural que cambió drásticamente el estilo de vida por aquella época. Aquí viene ahora la primera concesión en la voz principal de los Bee Gees. No hace falta que te diga que también fue un número uno. Los hermanos Gibb compusieron un tema para que lo interpretara una diva de la noche, una diva del espectáculo, Yvonne Ellievan.

Bee Gees Portrait Session

Ella cantó en el papel de María Magdalena en el álbum original de Jesucristo Superstar y en las posteriores versiones de Broadway. Casi nada. Y esta canción, 'If I Can't Have You', la encumbró. Otro clásico para el recuerdo. En la película se sugiere un estilo diferente de vivir la vida a través de temas de la cultura Disco, como la forma de vestir (uso de plataformas, camisas de cuello en V, pantalones de campana) y el baile, influenciando enormemente a la generación de la década de 1970. No se había visto nada igual. Incluso en la banda sonora se atrevieron a revisionar un himno de la música clásica. ¿Sabías que la Quinta de Beethoven también se coló en el Saturday Night Fever?

Todo tenía cabida en un disco y una película que, sin duda, marcaron un antes y un después. Una canción instrumental grabada por Walter Murphy y The Big Apple Band, adaptando ese primer movimiento de la Quinta Sinfonía de Ludwig Van Beethoven. Lo de "Quinto" en el título de la canción es un juego de palabras, ya que hace referencia a una medida líquida aproximadamente igual a una quinta parte de un galón. O traducido de otra manera, era un tamaño popular para botellas que contienen licor fuerte típico de los 70... Aquí todo estaba pensado, como has podido comprobar. Por si no habíamos tenido suficiente con 'More Than A Woman', esta canción de los Bee Gees se repite en el disco, una versión que hicieron los hermanos Tavares, también de la música disco.

El hecho de que salga esta versión en el mismo mucho dice mucho de la importancia que tenían los hermanos Gibb en esta revolución musical del género disco. Un género que está omnipresente en todo el disco. Los pasajes sonoros, sin voz presente en la canción, de este 'Saturday Night Fever' también te teletransportan a la Nueva York de los años 70. Es sábado por la noche, estás en la calle, de camino a una gran fiesta, todos los letreros de los bares y tiendas están iluminados, hay mucho ambiente en la Gran Manzana, y a ti te da por bailar en medio de la Quinta Avenida.

ctv-4ul-5c91a686d68a775f6fde895429fb6b80 xl

Ambiente de película total, ¿no? David Shire era uno de los compositores que, junto a los Bee Gees, le daba forma al disco. Toda esa ambientación, todos esos ritmos, todos esos pasajes sonoros son obra de David Shire. No era el único compositor, ya que Ralph McDonald, otro pez gordo del mundo de la música, contribuyó también al sonido de 'Saturday Night Fever'. La banda sonora también tenía un componente épico, más allá de la diversión y el ritmo de baile impregnado en los temas que publicaron los Bee Gees. Incluso en algún momento, podemos ver como influencias árabes, más propias de otro tipo de ambiente o de estilo. Todo esto, claro, estaba englobado en la música disco. Lo hemos visto antes con la Quinta de Beethoven. En otra canción hacen una adaptación de un poema sinfónico del compositor ruso Modest Musorgsky. Podemos entrever la influencia que tenía la música clásica en la música disco, por muy raro que nos pueda parecer. Y esa culminación de sonidos y elementos de inspiración épica, árabe u oriental se confirman en otro gran grupo que aparece en esta banda sonora, Kool And The Gang. Después de estas dos piezas instrumentales, la banda de rhythm and blues de Estados Unidos se planta, en medio de la pista, y dice: ¡Ábrete, Sésamo!

Aquí no hay lugar a dudas... En el inicio parece que hayan llegado Alí Babá y los cuarenta ladrones. Pero luego tiene una maravillosa adaptación hacia la música disco, hasta convertirse en otro gran clásico de la fiebre del sábado noche. Parece que, después del inicio apoteósico que nos brindan los Bee Gees, da la sensación de que han desaparecido en el transcurso del disco. Pero no, aún tenían más canciones con las que deleitarnos, como 'Jive Talkin'.

Esta es otra gran maravilla que nos dejaron los hermanos Gibb. Canción, por cierto, que fue la que marcó el cambio de sonido por completo de la banda. Cuando pasaron a cantar permanentemente haciendo falsete. Un cambio que fue muy bien recibido por los fans y la crítica, ya que fue número uno. Hay que decir que esta canción salió un par de años antes que el resto, en 1975. Pero decidieron, en última instancia, incluirla en esta banda sonora. Además del cambio de sonido, un movimiento inteligente de los hermanos Gibb fue promocionar esta canción al público adolescentes. Se acercaron a su lenguaje, su jerga (de ahí lo Jive Talkin'), su forma de pensar y de sentir. Y claro, se convirtió en todo un éxito. Llevamos ya cuatro números uno de los Bee Gees.

El primer himno de la música disco en todo el mundo. Si 'Jive Talkin' fue la canción en la que cambiaron el estilo por completo, 'You Should Be Dancing' fue la que empujó a la gente joven a desmelenarse en esta 'Fiebre del sábado noche'. Otra canción que salió justo un años antes de este disco, pero que fue incluida. Como para no, teniendo en cuenta que una de los temas más importantes de la década de los 70. Ahí estaba la declaración de intenciones, el título no da lugar a equívocos: deberías estar bailando. Eso sí, con calzado adecuado.

ctv-adz-bee-gees-1970s-portrait-billboard-1548

KC And The Sunshine también se subieron al carro de la música disco con este 'Boogie Shoes', que en español viene a ser algo así como Zapatos bailongos. El ritmo y el baile, como puedes comprobar, está continuamente presente en la música disco. Y no nos podemos olvidar de las trompetas. De nuevo, otro de esos pasajes sonoros nos mete de lleno en esta fiesta interminable del sábado noche. Apenas hay tregua en una banda sonora que está reconocida como de las más importantes de la historia. Así que hay que dejarse llevar... pero que siempre sea bailando.

Después de este increíble recorrido por el campo sonoro de 'Saturday Night Fever', llega el momento de cerrar una fiesta así por todo lo alto. Por si ya fuera poco todo lo que hemos escuchado, y el éxito tremendo que tuvo en todo el mundo, una de las grandes joyas del disco nos espera justo al final. Las cosas que tiene el éxito y la fama. 'Disco Inferno', de diez minutos de duración, la publicó el grupo de Tramms justo un año antes, y había tenido un éxito moderado. Pero fue salir en este disco, y se convirtió en otro número uno mundial. Tal ha sido la repercusión que, como las de los Bee Gees, siguen siendo referencia en el mundo de la música. Y la evolución de la música pop no se entiende sin lo que supuso en su día la música disco. Y la diversión era obligatoria, hay un alto componente lúdico en sus canciones, más allá de la calidad de composición de melodía, que son increíbles. Como esta película, y esta banda sonora, que más de 40 años después siguen siendo objetos muy preciados. Y que siga siendo así durante 40 años más. Eso sí, mejor que nos pille bailando como John Travolta...

Lo más