Más directos
Boletín

Audio

Alcohol y conducción, un binomio mortal, en 'Crimen y castigo'

 

David G. Triadó
@davidgtriado

Responsable del área audiovisual y reportero multimedia

Tiempo de lectura: 3Actualizado03 sep 2019

El torero José Ortega Cano salió de la cárcel a los trece meses y medio con el tercer grado. Había sido condenado a dos años y medio por un delito de homicidio por imprudencia grave, contra la seguridad vial y por conducir bajo los efectos del alcohol. La noche del 28 de mayo de 2011 el vehículo del diestro había colisionado con el coche de Carlos Parra, provocando su muerte. En esta entrega de 'Crimen y castigo', alcohol y conducción, un binomio mortal.

Un 43,4% de los conductores fallecidos en accidentes de tráfico en 2018 había tomado alcohol, otras drogas psicofármacos, según datos del Instituto Nacional de Toxicología. El porcentaje, no muy lejano a la mitad del total, se ha mantenido estable en los últimos años. Por tipo de sustancia, el alcohol ha sido siempre la más alta.

El alcohol, un tóxico que provoca muchas enfermedades

La doctora Carmen San Román, especializada en tratamiento de adicciones y terapeuta del Centro Médico AUPA, nos cuenta qué pasa cuando conducimos tras haber consumido alcohol. Son múltiples las consecuencias que tiene sobre nuestras capacidades su ingesta. Asimismo, incluso cuando no nos ponemos al volante, el alcohol es un tóxico que puede provocar múltiples patologías. La doctora San Román las enumera en el podcast que encabeza esta noticia.

Cuando el consumo de alcohol se convierte en la máxima prioridad de un individuo, es cuando ya ha aparecido la adicción a esta sustancia. La doctora San Román explica cómo es la terapia para combatirla. Suele ser de carácter ambulatorio, es decir, no hace falta ingresar en un centro en régimen cerrado y su duración, que varía según el individuo y la gravedad de la adicción, acostumbra a oscilar entre los seis y los doce meses.

Las consecuencias legales de conducir bebido

También hablamos con el abogado José Ramón Felipe Condés, que nos explica cuándo coger el coche habiendo bebido pasa de ser una infracción administrativa a un delito. De hecho, la cifra de 0,60 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, que constituye la frontera entre el ámbito administrativo y el penal, no es realmente inmóvil. Con una menor tasa, uno puede ser condenado por el delito de conducción bajo los efectos del alcohol si la autoridad pertinente documenta en el atestado la presencia de evidentes síntomas de embriaguez en el individuo. Asimismo, cuando se recibe una condena por haber cometido un delito de conducción bajo los efectos del alcohol y las drogas, no siempre se va a la cárcel. El abogado expone en esta entrega de 'Crimen y castigo' cuáles suelen ser las consecuencias según la casuística concreta.

Fue en diciembre de 2007 cuando se incluyó en el Código Penal la tasa de 0,60 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. Después de tantos años, este abogado asegura que todavía no ha calado suficientemente en la población para que se abstengan de ponerse al volante tras haber consumido alcohol.

La historia de Iván, muerto por un conductor borracho y drogado

Utilizar el coche estando borracho no solo puede acabar con la vida del que lo hace, sino con la de terceros que nada tienen que ver con sus hábitos. A Iván, con tan solo quince años, lo mató un conductor que había consumido alcohol y drogas, y circulaba a 135 km/h en pleno centro de Madrid. Puedes escuchar el testimonio de María José, su madre, en esta entrega del podcast.

El conductor fue condenado a cuatro años de cárcel por un delito de homicidio por imprudencia grave. Si no hubiese sido porque había consumido alcohol y drogas, Iván no hubiese muerto. María José lucha para que se modifique el Código Penal, y que un caso como este no sea considerado un accidente. Ve claro que existe -al menos- dolo eventual en el conductor, es decir, que aunque no pretendiese cometer este delito, era consciente de que su acción podía tener este resultado.

Crimen y castigo’ es el podcast de COPE que trata, en entregas monográficas, los temas más actuales relacionados con la delincuencia y todo tipo de conductas que resulten problemáticas socialmente. Lo hace en un formato dinámico, fresco, cercano, y con entrevistas a los implicados e intervenciones de expertos.