En 'Mediodía COPE'

¿Qué hay que hacer si te pica una Carabela portuguesa?

La Physalia physalis o Carabela portuguesa es la más letal de las medusas, especie que prefiere aguas cálidas. 

Audio

FOTO: Wikimedia Commons

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:42

Es típica de las aguas templadas del Atlántico, pero también aparece ocasionalmente en las aguas del Mediterráneo. Es lo que está ocurriendo en estos momentos en Alicante. Varios municipios costeros alicantinos  se han visto obligados a cerrar sus playas de manera preventiva por el avistamiento de ejemplares aislados de la Carabela portuguesa, tan atractiva estéticamente como tóxica y peligrosa.

Los ayuntamientos de El Campello, Alicante y Elche siguen con la bandera roja izada mientras que otros tienen algunas playas cerradas y en otras abiertas o se advierte por precaución de la posible presencia de medusas, como Guardamar del Segura, Torrevieja y Pilar de la Horadada.

Hasta el momento solo se conoce un caso de picadura, la sufrida en un brazo por un menor de 11 años mientras estaba en la orilla en la playa de La Marina en Elche. El niño ya ha recibido el alta médica tras ser trasladado a un hospital como medida preventiva por la peligrosidad de esta especie.

¿Qué debemos hacer si nos pica una Carabela portuguesa?

"El contacto con los tentáculos puede tener consecuencias muy graves por la aparición de síntomas sistémicos: gastrointestinales, neurológicos, musculares y cardiorespiratorios, con el consiguiente peligro de ahogamiento. En cualquier caso, pueden producir quemazón, dolor intenso y laceraciones en la piel, siendo habitual que los tentáculos queden adheridos a la misma", podemos leer en las Recomendaciones Sanitarias ante la arribada de medusas a las playas de la Comunidad Autónoma de Canarias.

La doctora Irene Palacios, dermatóloga de la Clínica de Navarra cuenta en 'Mediodía COPE' como "los síntomas aparecen desde el momento en el que nos pica. Notaremos una sensación de quemazón y picor muy, muy intenso que irá reduciendose según pasa el tiempo e inflamación en la zona. A las dos o tres horas, el dolor disminuye mucho. Lo normal es que no haya desenlaces trágicos. Los más vulnerables son niños y ancianos".

"Lo primero que hay que hacer es limpiar los restos de tentáculos que han quedado sobre la piel. Hay que protegerse las manos con guantes o pinzas, incluso nos vale una tarjeta de crédito si no disponemos de otra cosa, retirar esos restos. Después hay que aclarar con agua salada, pero al contrario de lo que se hace con las medusas no debemos utilizar ni vinagre ni amoniaco diluido y nunca rascar" recomienda la doctora.

¿A qué se debe la presencia de estos especímenes en nuestras costas?

Miguel Candelas, responsable Departamento del Mediterráneo y Medusas del Oceanogràfic de Valencia destaca su peligrosidad, la parte positiva es que no se van a quedar mucho tiempo, "esta especie es autóctona del Atlántico y lo que ha pasado es que ha habido, hace un par de meses, muchas tormentas y como ellas viven en mar abierto las corrientes y los vientos de componente oeste las han empujado hacia las costas europeas".

Es muy importante si vemos alguna, evitarlas "tiene células urticantes que utilizan para facilitarse alimento y esas células se descargan de forma automática si entran en contacto con la piel" advierte Miguel Candelas que recuerda que la Carabela portuguesa "tiene un flotador en la parte superior como especie de globo porque todos los tentáculos se han desprendido por el arrastre de las olas. En el caso de una medusa se ve perfectamente la umbrela, la campaña, los tentáculos con los brazos, una medusa es mucho más reconocible".

Etiquetas

Lo más

En directo2

TRECE al día

Con Jose Luis Pérez y María Ruiz

Ver TRECE