Boletín

En 'Mediodía COPE'

¿Perdemos los derechos de las fotos que subimos a las redes sociales?

Lo podemos preguntar de otra forma, ¿a quién pertenecen realmente las fotos que subimos a las redes sociales?

Audio

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:20

Entramos en un periodo vacacional en el que vamos a dejar constancia de a dónde vamos o de dónde venimos. Para ello vamos a subir a nuestras redes sociales, ya sea Facebook, Twitter o Instagram numerosas fotografías que van a rubricar nuestros viajes. Ahora viene la segunda parte, una vez publicadas las imágenes, ¿perdemos los derechos sobre ellas? ¿Alguien ha leído lo que cedes precisamente a las redes cuando das a aceptar sus condiciones? ¿Puede Facebook, Twitter o Instagram hacer con ellas lo que quieran?

David Maeztu, abogado especializado en  derecho de Internet, propiedad intelectual y tecnología del bufete de abogados Abanlex asegura que "al subir una foto a las redes no renunciamos, pero les otorgamos una licencia, por ejemplo en el caso de Facebook, que incluso les permite transferirla y comerciar con ella, les estamos cediendo nuestra propiedad intelectual para que hagan cualquier uso dentro y fuera de la red; pueden, incluso, cobrar a otros prestadores por ellas como a un periódico o para hacer publicidad".

¿Pasa lo mismo en Instagram y en Twitter? "Son similares, Twitter lo reserva para colaboradores, pero no dice quiénes son sus colaboradores y también puede utilizar las imágenes comercialmente" explica David Maeztu.

¿Un medio de comunicación puede coger estas fotos? "En principio tiene dos caminos para poderla publicar o utilizar, o ponerse en contacto con la red social o el medio con el fotógrafo, pero hay que pedir permiso al fotógrafo. Valdría el permiso de uno de los dos".

Y si has dejado de tener un amigo y  ese examigo sube una foto en la que apareces con la que pretende humillarte ¿qué se puede hacer? "En el caso de las fotografías hay dos ámbitos del Derecho que entran en contacto, por un lado los derechos del fotógrafo que es quien capta la imagen y por otro lado si en esa imagen aparece una persona porque hay que tener en cuenta el respeto a la intimidad de la persona, a su honor... Por ejemplo una foto engorrosa, de alguien que está de fiesta, bebido, no podemos difundir esa foto sin esperar que esto influya en su vida y nos pueda pedir una indemnización" advierte David Maeztu, experto en derecho de Internet.