¿Por qué llora el niño de este vídeo viral?

En 'La Tarde' analizamos si la reacción de este niño es normal o es un comportamiento excepcional. Hablamos con el psicólogo Javier Muñoz.

Audio

 

La Tarde

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 18:38

Los niños son personas más vulnerables que los adultos y suelen destacar por tener una mayor sensibilidad que el resto. Hay niños que desde muy pequeños son muy cariñosos con sus padres y necesitan recibir mucho cariño por su parte para sentirse reconfortados. También hay niños que por forma de ser son más distantes y no necesitan de las continuas muestras cariño de sus padres para estar bien. Hay un vídeo viral de un niño de 4 años de Florida que se mostraba indignado, exaltado, muy disgustado... Y no dudaba en demostrárselo a su padre.

El motivo era que su madre se había ido a trabajar sin darle un beso de despedida. La conversación entre padre e hijo es la siguiente:

-Padre: ¿Ella no te ha dado un beso?

-Niño: Ella... al trabajo.

-Padre: ¿Se ha ido al trabajo?

-Niño: ¡Sí!

-Padre: ¿Qué clase de madre hace eso?

-Niño: ¡No lo sé!

-Padre: ¿No lo sabes? Yo tampoco. ¿Y querías que te diese un beso?

-Niño: ¡Sí!

-Padre: ¡Vaya hombre!

El niño se llama Alexander, tiene 4 años y ni ha hecho una pataleta, ni ha gritado...¡estaba indignado! Viendo este vídeo parece que debemos plantearnos si somos lo suficientemente cariñosos con los niños...y si esto puede generarles algún tipo de frustración a la larga... 'La Tarde' de COPE ha hablado con un especialista para comprender cómo pueden afectar a los niños el recibir o no muestras de cariño de sus padres.

Javier Muñoz, psicólogo ha afirmado en 'La Tarde': “No es nada extraño que pase esto, en los países de la zona mediterránea y del norte de Europa somos mucho más besucones y mucho más de contacto.

Javier Muñoz: "Lo más recomendable con los niños es ser afectivo porque en los primeros años es fundamental"

En cambio en otras culturas como las japonesas los comportamientos son completamente diferentes”. Javier explica que lo más recomendable con los niños es ser afectivo porque en los primeros años es fundamental.

Lo más