"Puedes perder una clase por hablar con un alumno. Nunca será tiempo perdido"

Conocemos a fondo la labor del profesor. En la cárcel enseña José Mª García, Lourdes Colinas en un instituto y Teresa Fernández en un centro de menores.

Audio

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:56

Por el Día del Profesor, La Tarde conoce de cerca la labor del maestro en centros diferentes, donde su trabajo es más arduo si cabe. 

José Mª García Sombría es director del CEPA “Clara Campoamor” del Centro Penitenciario Madrid1 Mujeres de Alcalá de Henares. Lourdes Colinas es profesora del IES Leopoldo Cano, del barrio Pajarillos de Valladolid. Y Teresa Fernández enseña en un Centro de Menores "La Cañada" en Fernán Caballero (Ciudad Real). 

García Sombría enseña a mujeres que tienen una condena, en la mayoría de los casos por desórdenes por salud pública o por problemas con la nacionalidad, y son ellas las que deciden acudir a las clases. Cuando "han tenido un fracaso escolar detonante o una deserción escolar por situaciones familiares, para ellas el mero hecho de volver a asistir a la escuela es gratificante, y también para alejarse de lo que viven en el patio de la prisión"

El insituto donde trabaja Colinas hay problemas de fracaso escolar porque "los alumnos están desmotivados", incluso hay falta de apoyo en casa "aunque hemos notado que hay mejoría en este aspecto". "Hay aumnos con situaciones menos favorecidas que lo arrastran en el día a día".

Fernández trabaja directamente con "menores con problemas, que vienen de la calle, con medidas judiciales de libertad, a los que les cuesta trabajar porque tienen un rechazo a cualquier asignatura". Por eso para enseñar parte "de lo emocional, porque si no es complicado adentrarles en el mundo educativo. Me preocupo primero por ellos antes de dar mi clase. Prefiero perder una clase para dialogar con ese menor"

Todos están de acuerdo en que es mejor dedicarle "cinco minutos a un alumno, aunque pierdas parte de la clase, porque lo ganarás al día siguiente", como indica Teresa Fernández. "Aunque nos encontremos en entornos conflictivos, nunca se pierde el tiempo, porque motivar es vital", dice José María García, a lo que apunta Lourdes Colinas "la capacidad de adaptarse a todos los cambios es tan importante o más que la capacidad de aprender conceptos".

Lo más