Boletín

Las historias ocultas tras el Desembarco de Normandía que no conocías

Cuando se cumplen 75 años del acontecimiento, hablamos en La Tarde con los autores del libro 'Lo que nunca te han contado del día D'

Audio

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 20:38

Este jueves se cumplen 75 años de la operación militar más famosa de todos los tiempos. Enmarcada a su vez en el conflicto global más importante de la historia: la Segunda Guerra Mundial, que se encontraba ya en su quinto año de contienda. Pero detrás de aquella campaña se esconden infinidad de historias curiosas que seguramente desconocías de la gran maniobra del bando aliado. Algunas de ellas están recogidas en el libro 'Lo que nunca te han contado del día D', de Pere Cardona y Manuel P. Villatoro.

Con ellos hablamos en La Tarde, donde son cuentan que el dato que más le ha sorprendido a uno de ellos es “el tesoro que encontraron los Rangers cuando conquistaron una de las baterías mas importantes de Normandía”. Encontraron 4 millones y medio de dólares en monedas francesas, que era la nómina para pagar a los soldados. “Se repartieron el botín sin decir nada” cuenta el escritor. Algo parecido a lo que ocurriño en la película “Los Violentos de Kelly”. Un historiador inglés descubrió este hecho a través de un mapa por el que localizó las instalaciones y que ahora son un museo. Se puso en contacto con los soldados y consiguió que 3 o 4 confesaran que se habían llevado el tesoro con ellos.

ctv-7fp-whatsapp-image-2019-06-06-at-191917

Además, destaca uno de los autores del libro que “había sacerdotes que se lanzaron sin armas tras las líneas enemigas, teniendo muchas posibilidades de morir, solo para dar apoyo moral a las tropas. Con una estola, una biblia y material de enfermería”.

“La realidad siempre supera a la ficción. Tanto en el dia de hoy como en cualquier acontecimiento histórico estamos acostumbrados a descubrir la gran historia. Pero en este libro queremos reflejar las historias de muchos hombres que pasaron desapercibidos. Dos 'rangers' que recibían un ataque muy fiero bajo un acantilado, se quedaron sin saliva, y tuvieron que echar mano de chicles para producir saliva y poder hablar entre ellos” concluye el autor.

Lo más