Programa - La Tarde

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Lunes a viernes de 15h a 19h

Alemania juzgará a un ex SS nazi de 95 años de edad que huyó a EE.UU.

A pesar de tratarse de un caso bastante claro y documentado, llevar a Palij ante los tribunales se había convertido en un nudo diplomático difícil de deshacer

 

Corresponsal de COPE en Berlín

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 16:01

El miembro de las SS Jakiw Palij es considerado culpable de complicidad en el asesinato de siete mil judíos durante los meses en que trabajó como guardián voluntario en el campo de concentración de Trawiki. Ahora, a sus 95  años de edad, llega a territorio alemán para ser juzgado en este país por sus crímenes.

A pesar de tratarse de un caso bastante claro y documentado, llevar a Palij ante los tribunales se había convertido en un nudo diplomático difícil de deshacer. Nacido en Polonia y huido a EE.UU. tras el final de la II Guerra Mundial, la Justicia norteamericana no podía llevar a cabo un juicio por crímenes cometidos fuera de su territorio mientras que Polonia y Ucrania, los dos países en los que habían tenido lugar los asesinatos, no deseaban recibirlo en un proceso de extradición, debido seguramente a lo incómodo que sigue siendo para ambos países cualquier vestigio de colaboración con los nazis por parte de sus nacionales.

Así las cosas, Palij permanecía en un protector limbo legal. En 1957 le había sido concedida la ciudadanía estadounidense, pero décadas más tarde, tras descubrirse su pertenencia a las SS, le fue retirada. Si desde 1949 y durante el tiempo que logró ocultar su verdadera identidad había trabajado como campesino, desde que salió a la luz su pasado vivía como un apátrida de las ayudas sociales y misteriosos mecenas en el barrio de Queens, en Nueva York, evitando desde 2005 los infructuosos procesos de extradición hasta que Alemania ha dado el sí.

La Justicia alemana también había rechazado hasta ahora hacerse cargo de Palij al no haber poseído nunca la ciudadanía alemana y con el argumento de que no existía ninguna orden de detención en su contra por asesinato o complicidad en asesinato, pero dado el callejón judicial sin salida y ante la evidencia de que disminuían alarmantemente las posibilidades de que fuese juzgado en vida, ha revisado su posición. En el texto de aceptación consta el hecho de que fuera reclutado por oficiales alemanes de las SS como “guardia voluntario”, recibiera formación en campos alemanes y fuera incorporado en la maquinaria de exterminio nazi, puntos que no habían sido hasta el momento puntos tenidos en cuenta por el Gobierno alemán.

Con el fin de avanzar más eficientemente en el genocidio de los judíos en el este de Europa, las SS reclutaron más de 5.000 civiles y prisioneros de guerra “particularmente leales” entre los que se encuentra este caso. Palij ha negado reiteradamente haber participado de forma activa en crímenes de guerra y asegura que su cometido, era solamente vigilar "puentes y ríos”. Los fiscales estadounidenses consideran sin embargo que constituyó “un elemento esencial en la maquinaria de exterminio” de los campos nazis.

Etiquetas

Lo más