• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

100 años de la Ley Seca

Se cumplen 100 años de la Ley Seca. Con ella nació la Industria del Crimen y el rey de Chicago fue Al Capone.

Audio

 

Urbano Canal

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:09

Tal día como hoy, un 16 de enero, el Congreso de Estados Unidos aprobaba una enmienda a la Carta Magna que prohibía “la fabricación, venta o transporte de licores intoxicantes para bebidas”. Era la Ley Seca. Se cumplen ahora 100 años de su entrada en vigor

Aquel intento del movimiento puritano de “cerrar las puertas del infierno”, supuso la entrada en juego de toda una serie de personajes que han inspirado infinidad de novelas, películas y series de televisión. Había nacido la industria del crimen

Aunque se destruyeron millones de litros de alcohol, por todas partes llegaban muchos más procedentes de la importación ilegal y de la fabricación en alambiques clandestinos. 

De la venta ilegal se beneficiaron diversas organizaciones mafiosas, aunque la cara que más recordamos por encima de todas es la de Al Capone. Una imagen que nos ha llegado hasta hoy por distintas interpretaciones en el cine, como la de De Niro, Stephen Graham, Ben Gazzara, Rod Steiger o Jason Robards.

Y es que durante la década de los años 20 del pasado siglo, Al Capone fue el rey de Chicago gracias a una táctica tan vieja como el propio mundo: la corrupción del poder

Alphonse Gabriel Capone había nacido en Brooklyn, Nueva York en 1899. Era hijo de emigrantes italianos de la provincia de Salerno. Aunque en su tarjeta de visita se anunciaba como vendedor de antigüedades, todo el mundo sabía que se dedicaba a todo tipo de actividades delictivas, que incluían el contrabando de licor.

Todos hemos oído hablar de los “felices años 20”, pero también se conocieron como los alocados años 20 y por supuesto fue una época de mucha violencia. El sonido de las “Tommy Guns” (las ametralladoras Thompson) quedó para siempre asociado a la imagen de una ciudad en la que se cometieron más de 700 asesinatos violentos y que se convirtió en la capital del crimen gracias a un nivel de corrupción nunca visto.

Cuando Capone llega  a Chicago, el jefe de la mafia era Big Jim Colosimo. Tenía un imperio criminal basado en la prostitución, el juego y el chantaje. Tenía a varios concejales en nómina, pero también muchos enemigos. Cuando se vio amenazado se trajo a un primo de su mujer desde Brooklyn llamado Johnny Torrio para protegerle. Y fue Torrio quién introdujo a Al Capone en Chicago. 

Cuando Colosimo se negó a entrar en el contrabando de alcohol, Torrio, a quién apodaban “El zorro”, lo quita de en medio y se convierte en el nuevo jefe. Pronto se dio cuenta de que podía seguir el mismo camino. Decide entonces volverse a Italia a un retiro dorado y deja al joven Alphonse a cargo del negocio. 

Al Capone era fanfarrón, bocazas y muy violento. Le apodaban “Scarface” por unas cicatrices tremendas que tenía en la cara y es que fueron muy bien ganadas, porque siendo un simple guardaespaldas y camarero de un club, se emborrachó y se metió con la chica equivocada. Era la hermana de Frank Gallucio, un mafioso neoyorkino, que le dejó 3 marcas de navaja en la cara por aquello. 

Pero después de su ascenso en la industria del crimen, como todos, Al Capone tuvo su caída. Y todo cuando se las ve las caras con el agente del Tesoro Elliott Ness. Los famosos Intocables plantan cara al “Sindicato del Crimen” de Capone. Al Capone es llevado a juicio en 1931 por evasión de impuestos. 

Fue liberado en 1939, pero ya no volvió a ser el mismo. Aquejado de demencia, Capone murió en 1947 en Florida totalmente arruinado. 

Lo más