Boletín

De Haro: “ERC quiere sacar las togas de la política. ¿Sánchez ha pactado la investidura con ellos?

Fernando de Haro analiza la actualidad del día en su monólogo de 'La Tarde'

Fernando de Haro

Fernando de Haro

'La Tarde'

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 16:20

Audio

 

No cabe duda de que Pedro Sánchez es un hombre de recursos. Sin hacerse problema alguno, lo mismo se pone radicalmente enfrente de los independentistas catalanes como que se muestra radicalmente dispuesto a dialogar con el independentismo. Un hombre sin duda con recursos. A comienzos de febrero, cuando se hizo evidente que ERC no iba a facilitar los presupuestos, les criticaba por dejarse devorar por el tigre de la secesión. Un buen mensaje para un arranque de campaña en el que había que ganar votos entre la izquierda constitucional. Eso sí, días después, no tenía empacho en TVE en dejar la puerta abierta al diálogo con los que había criticado muy severamente.

Si ERC no vota a Iceta para presidir el Senado, ERC es mala, si Sánchez tiene apoyos para la investidura, ERC sigue siendo mala, si hace falta la abstención de ERC, ERC es buena. Un hombre de recursos. A estas horas parece que Sánchez necesita a ERC, y esta mañana le ha tocado a Adriana Lastra reunirse con Rufián y defender la conveniencia del diálogo con ERC.

Lastra ha estado hablando con ERC, pero no ha negociado la investidura, han debido estar hablando de cómo lo está haciendo la Pantoja en Supervivientes, en Telecinco. Ya estamos otra vez en la doctrina acuñada por Sánchez para la moción de censura: a mí me votaron los independentistas y Bildu, pero solo porque quisieron, yo no hablé con ellos. Y Rufián, claro, más ancho que un ocho.

Rufián ha añadido que ERC está por sacar las togas de la política. Ayer se lo oímos muy claro en el Supremo a Junqueras: hay que volver a la política, hay que olvidarse de las condenas por ir contra la ley. ¿Significa todo esto que Sánchez tiene ya pactado la investidura con los independentistas? Sánchez no tiene plan y tiene todos los planes. No descarta la abstención de los independentistas, no descarta la abstención de Ciudadanos, no descarta nuevas elecciones. Sánchez no descarta nunca nada, al único que no descarta Sánchez es a sí mismo. Dentro de unos meses, con muchas garantías, y cuando quede clara la debilidad de Sánchez no sería absurdo una abstención de la oposición.