Boletín

De Haro: “El acercamiento de Sánchez a los populismos les impide luchar por la democracia en Venezuela”

El análisis de la actualidad con Fernando de Haro en ‘La Tarde’

Fernando de Haro

Fernando de Haro

'La Tarde'

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 16:28

Audio

 

Sorprende cuando uno pasea por Milán, ciudad italiana del norte de Europa, que haya sido epicentro de un movimiento populista como la Liga Norte, que se ha convertido en un elemento importante del Gobierno italiano, formado por populistas de izquierdas y de derechas. Italia, que siempre estuvo integrada en Europa, ahora la cuestiona. Y es que el populismo es una amenaza. Pero Pedro Sánchez se acerca al populismo de izquierdas tal y como se vio ayer. Por eso Josep Borrell, un hombre de mundo que sabe que da miedo ese acercamiento a los extremos, le ha querido quitar hierro al asunto, diciendo que Podemos no tiene por qué entrar en el Gobierno de Sánchez, y que se puede gobernar en solitario teniendo como referencia no a los gobiernos populistas, sino al gobierno de Costa en Portugal.

Sería estupendo que Sánchez gobernara como Costa, porque ha logrado una rebaja del déficit, una política social, reducir impuestos y bajar el paro. Es el círculo perfecto, pero Borrell hace trampas, porque Costa lo ha logrado gracias a los recortes anteriores del centro-derecha y a que Portugal es un país pequeño que se ha beneficiado del crecimiento español y de la llegada de capital importante que en España no tendría el mismo efecto.

También Borrell ha hablado de política exterior, de Venezuela. Llama cowboys a los americanos por su actuación en el país. ¿Por qué Borrell habla de golpe militar? ¿Tendrá algo que ver la reunión entre Sánchez e Iglesias y el acercamiento PSOE-Podemos? No fue un golpe militar, fue un levantamiento de los demócratas para echar al dictador. Está bien que Borrell critique el fracaso de EEUU, pero a ver si el Gobierno de España se pone al frente de una operación exitosa para devolver la democracia a Venezuela. De momento el Gobierno de Sánchez está siendo muy tímido por la lucha de la democracia. Es el precio de acercarse a los populismos.

Lo más