Boletín

La verdad oscura de Jesús Gil

La nueva serie de HBO se zambulle en una de las caras de Jesús Gil, en La Noche de COPE descubrimos la otra 

Audio

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 08 jul 2019

Hay personas que nunca dejan indiferente y Jesús Gil, sin duda, es una de ellas. Como dice el refrán, genio y figura hasta la sepultura. Uno de los rostros más reconocidos y polémicos de finales del siglo XX en España. Gil rompió moldes. Nació en 1933 en Burgo de Osma y ahora, 15 años después de su muerte, será protagonista de una miniserie documental de HBO llamada 'El Pionero'. Gil decidió unir la política, el fútbol y el negocio inmobiliario en una misma coctelera. Las consecuencias se podrán ver en este nuevo producto audiovisual que se estrena el 7 de julio.

Una de las personas que más sabe sobre Jesús Gil es Juan Luis Galiacho, periodista albaceteño y director de elcierredigital.com. Ha escrito dos libros: Jesús Gil y Gil, el gran comediante Jesús Gil y Gil, el gran comediante: la farsa continúa. Sus publicaciones han servido de base para este documental inminente que ya ha traído y traerá más revuelos. 

Galincho no está de acuerdo con el título de la serie que parece maquillar la verdad del personaje: “todo lo que rodeaba la persona de Gil era una farsa. De pionero no tenía nada. Quizá en corrupción municipal o pionero en muchas golferías, pero desde luego pionero en la legalidad, no".

El periodista se arriesgó para enfrentarse a un personaje que se había clavado en la retina de todos los españoles. Aparecía durante todo el día en los pocos canales de televisión que amenizaban los hogares españoles y era apoyado por todos. Jesús Gil Gil llegó a quemar el polígrafo del programa llamado “La máquina de la verdad”. 

Su madre, conocida como “la Guadalupe”, no solo le dio la vida, sino que le moldeó para convertirle en el personaje que fue. Sin embargo, ella pretendía llevarle por el camino del Bien. Le mandó a Valladolid a estudiar la reválida y luego a Madrid para estudiar veterinaria y económicas, pero fracasó en ambos campos. Fue la chatarrería la que le abrió el camino para amasar una gran fortuna. 

Si Don Dinero es un poderoso caballero, Jesús Gil lo consideraba un poderoso aliado y una fuente de felicidad: “el dinero puede ser una droga, que duda cabe que utilizado como un gran medio, el dinero es básico para hacer feliz a mucha gente, para crear riqueza que haga feliz a mucha gente. El dinero es bueno, siempre que se utilice en beneficio de todo el mundo”. 

Galincho compara a Gil con el tío Gilito y cuenta una anécdota de lo primero que hizo al llegar a Madrid: “llenó toda la cama de su habitación de la Montera con billetes de 100 pesetas, se tumbó ahí y se rodeó de las mujeres que vivían allí”. También destaca que no era inteligente, era listillo, sabía cómo ganarse a la gente y se servía de la demagogia para conseguir sus propósitos. 

Llegó incluso a conseguir un indulto de Franco por el accidente de los Ángeles de San Rafael, causado por la ausencia de permisos y por la utilización de materiales no autorizados. Murieron 59 personas. 

Pero no solo estaba sumergido en el negocio inmobiliario también en el deportivo (aunque poco entendía de fútbol) con el Atlético de Madrid y en la política. Pidió que se tirasen las urnas al Manzanares una vez que fue elegido en el club rojiblanco. También salió como alcalde de Marbella. Para Galincho, el éxito de Gil se fundamentó en: “poner un orden dentro de lo que era el desorden. Los demagogos y dictadores ganan gracias al pueblo. Si tú le das al pueblo de comer, éste te va siguiendo. Les daba todo lo que quería. ¿Pero cómo se lo das? A costa de una caja única y de la vulneración de la ley.”

Las malas prácticas, los desórdenes y la corrupción todavía salpican a la familia que tiene aún causas abiertas en Marbella, por la suma de 105 millones de euros. 

Lo más