Boletín

¿Cómo afecta el nuevo decreto de vivienda a los alquileres en España?

Nos explican la situación un abogado en derecho inmobiliario y tres inquilinos con casos de Madrid, Barcelona y Valencia. 

Audio

Los alquileres en España tienen una nueva realidad. IMAGEN: EFE. COPE.ES

COPE.ES

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:04

El modelo de vida en España, que durante años estuvo dominado por la compra de la vivienda y la inversión en el ladrillo, ha cambiado en los últimos 10 años hasta ser irreconocible con lo que estábamos acostumbrados.

Si antes todos teníamos en mente, igual que nuestros padres, reunir un dinero, para poder comprarnos una casa, y más adelante, una segunda residencia, la hecatombe que se produjo con la crisis de hace una década, nos hizo aterrizar y encontramos en el alquiler una salida para llevar una vida autónoma e independizarnos.

Esta nueva situación pilló desprevenido al mundo del alquiler, que durante años se había manejado bien con la Ley de Arrendamientos Urbanos vigente (1994) , y ahora, con la morosidad por un lado y la turistificación por otro, se enfrentaba a un nuevo paisaje inmobiliario, que le exigía una actualización. La última vez, a modo de Decreto. Entró en vigor el pasado 6 de marzo, y entre los principales aspectos de esta regulación, se encuentra la ampliación de contratos de 3 a 5 años (o 7 si el arrendador es una empresa) y el impedimento a subidas de renta dentro del contrato por encima del IPC.

Hablamos con Julio Naveira, abogado en derecho inmobiliario para hacernos entender mejor la nueva realidad del alquiler en España.

“Este decreto lo que hace es fijar una mayor duración de los contratos de alquiler por lo que los inquilinos tienen derecho a la vivienda garantizado durante más tiempo, lo que les da mayor tranquilidad. Y se quiere crear un índice de precios de referencia para que no suban de forma desorbitada como ha ocurrido últimamente”, explica el abogado.

“Es una ley justa para la situación actual”, añade Naveira. “La morosidad no tiene nada que ver con este decreto”.

Y conocemos los testimonios de tres inquilinos en diferentes ciudades del país: Madrid, Barcelona y Valencia.

Verónica Martínez, una vecina de Poble Nou en Barcelona. Vive de alquiler en un piso de 35 metros cuadrados. “Pago casi 600 € por mi piso, lo que es un chollo por la situación del barrio, que está de moda. Muchos vecinos están viendo obligados a abandonar la zona porque no lo pueden asumir, seguramente me tenga que ir yo también cuando acabe mi contrato”.

En Valencia, a Violeta Herranz le ha costado mucho encontrar un piso debido a los altos precios del alquiler. “Encontré un piso en el centro, de 100 metros cuadrados y estamos pagando 850 €”.

Clara Álvarez está viviendo con cuatro compañeros de piso y todos trabajan. “Yo por suerte solo pago 400€ por una habitación en el centro de Madrid. Me imagino que me tendré que ir si la situación no mejora a medio o largo plazo”.

Sobre las diferencias en los precios, el abogado comenta que “la gente joven no puede hacer frente a la compra de una hipoteca, y necesita tener muchos ahorros para poder adquirir una vivienda. Lo que hace que ahora los alquileres tengan los precios tan elevados. Se están pagando unas cantidades por vivir en el centro que no se adecuan a lo que debería ser el precio del mercado”.

Desde el pasado 6 de marzo todos los contratos de vivienda estarán bajo este decreto.

Lo más