Boletín

Lindsay, la escocesa que se enamoró de España en el Camino y se mudó a Galicia para ayudar a peregrinos

"Me prometí que en un futuro buscaría una casa para vivir cerca el Camino, y aquí estoy", afirmaba en 'La Noche de COPE' 

Audio

 Uniquespain.travel

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 03:19

¿Has hecho alguna vez el Camino de Santiago? Si es así, seguro que recuerdas las largas caminatas, las rozaduras en los pies, pero seguro que también recuerdas todo lo bueno que te aportaron esos días de peregrinación. La gente con la que coincidiste, los lugares por los que pasaste. Por no hablar de esa satisfacción que te invade cuando pisas la plaza del Obradoiro. Si eres de los que no lo han hecho, alguna vez habrás oído hablar de esta experiencia tan increíble que pone a prueba a uno mismo e incluso, a veces, te cambia la forma de ver la vida. Es el caso de Lindsay, es escocesa y hacer el Camino de Santiago fue la razón por la que se propuso dar un giro de 360 grados a su vida. Decidió dejar su trabajo como profesora de universidad en su país natal y venirse a España a vivir. Llegó a Galicia, en concreto a la localidad de Pígara en Lugo, y ahora vive en una casita restaurada que colinda con una de las rutas del Camino de Santiago. 

“Hace casi 30 años hice el Camino francés. Desde entonces me enamoré de España y de Galicia. De hecho, me prometí que en un futuro buscaría una casa para vivir cerca el Camino, y aquí estoy. Estuve seis años buscando la casa”, explica Lindsay a Beatriz Pérez Otín en 'La Noche de COPE'. 

Ahora ha abierto un pequeño establecimiento desde el que atiende a los peregrinos cansados, pero sin cobrar nada a nadie. “Estoy aquí buscando permisos, pero como soy masajista, yo les ayudo. Así es el Camino. Le dedico parte de mi vida. Siento que todo los peregrinos que han hecho el Camino han puesto siempre parte de la vida. Tiene algo muy especial. La gente es muy cariñosa", detallaba Lindsay. 

Finalmente hablaba de su vida en Pígara (Lugo): “Vivo en una aldea pequeña pero con gente muy buena. He recibido una bienvenida muy cálida de todo el mundo. Si necesitas algo, pídenos. Eso me dijeron al llegar y, de verdad, es así”.

Lo más