"Dos días después de desaparecer Laura, Bernardo fue a la cárcel a un vis a vis"

Un funcionario de la cárcel de Huelva, donde el detenido por la muerte de Laura Luelmo estuvo preso durante 20 años, habla en 'La Noche' de COPE

Un trabajador de la prisión donde cumplió condena el detenido por la muerte de la profesora confirma en COPE que fue a ver a su novia, aún reclusa

  • item no encontrado

Redactor COPE

Madrid

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 08:28

"Dos días después de la desaparición de Laura, Bernardo Montoya tuvo un vis a vis con su novia, que sigue cumpliendo condena". Quien lo dice es un funcionario de la cárcel de Huelva donde el detenido por la muerte de Laura Luelmo estuvo preso durante 20 años por asesinato. Precisamente dos días fue el tiempo que pasó, según la autopsia, entre la desaparición y la muerte "por un fuerte golpe en la frente" de la joven.

Este trabajador del Centro Penitenciario Huelva ha confirmado a Adolfo Arjona en 'La Noche' (con la voz distorsionada por seguridad) que Montoya tuvo un "encuentro íntimo" con su pareja solo 48 horas después de la desaparición de la profesora zamorana en El Campillo.

ESCUCHA LA ENTREVISTA AL FUNCIONARIO DE PRISIONES QUE CONOCIÓ A BERNARDO MONTOYA

Después de su detención por parte de la Guardia Civil, el funcionario ha señalado que ha reconocido a Bernardo "perfectamente". No obstante, estuvo aproximadamente un año compartiendo módulo con él en la prisión onubense.

En 'La Noche' ha explicado que se trató de un preso que no dio "ningún problema al funcionario". "Este tipo de internos, con esta tipología delictiva, normalmente es muy respetuoso con el funcionario. Él estaba en un módulo de respeto", ha señalado. Su relación era "buena" con Bernardo, que se dedicaba a "labores de mantenimiento fuera del módulo". En la cárcel de Huelva conoció a su actual novia, que sigue cumpliendo allí pena.

Bernardo Montoya fue excarcelado en octubre tras cumplir un condena de veinte años por el asesinato de una mujer de 81 años el 13 de diciembre de 1995 en Cortegana, en la provincia onubense. El ahora detenido entró por la ventana en la vivienda de la víctima, Cecilia Fernández, a la que asestó varias puñaladas con un machete de grandes dimensiones en la región dorsal y el cuello, que le seccionaron la carótida y la yugular, causándole la muerte.

Lo más