Se vende aldea gallega a comprador extranjero

Mientras que España cada vez más gente abandona las zonas rurales otros países ven oportunidades de comprar estas propiedades

Audio

Mientras que España cada vez más gente abandona las zonas rurales otros países ven oportunidades de comprar estas propiedades

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19:50

En varias ocasiones dentro de este programa, hemos hablado de la “España vaciada”. De cómo los jóvenes abandonan las zonas rurales de camino a la ciudad con el objetivo de encontrar un trabajo y asentarse. Esto que en España vemos como un problema ha llegado a la prensa extrajera en forma te titulares como éste: “buscando un sitio de sol, ¿que te parece un pueblo de España abandonado?”. Reclamos así hace que cada vez más extranjeros se animan e inviertan en esta España comprando un pueblo, una aldea o una granja.

Así es, como Mark Adrinson, un emprededor británico hace 13 años creó “Galician Country Home”, una empresa inmobiliaria que vende casas o aldeas vacías en la comunidad gallega a extranjeros. La gente les ofrece propiedades y ellos hacen un reportaje para publicitarlo.

La empresa de Mark trabaja con propiedades que van desde los 5.000€ hasta los tres millones de euros y las tiene dispersas por toda Galicia. Noruegos, escoceses y holandeses son algunos de los clientes que muy interesados en este tipo de zonas.

Mientras que los españoles huyen de estas propiedades y pueblos, hay clientes extranjeros que estén dispuestos a pagar por venir a vivir aquí, para ellos comprar una aldea por 100,000 euros es barato, pero para los españoles vivir en una zona rural con pocos habitantes no es la mejor opción. Lo que les atrae de estas propiedades es la tranquilidad y que no hay muchos problemas de delincuencia.

Cuando hablamos con españoles de la despoblación rural, siempre se dice de que no hay un buen transporte entre muchos municipios o no hay buena conexión a internet, pero Mark considera que hasta en las zonas más aisladas la comunicación es buena. Entonces, ¿por qué los españoles no queremos vivir en los pueblos? Mark piensa que no valoramos lo que tenemos pero cada vez más extranjeros ven nuestra España rural como una propiedades muy apetitosas. 

Lo más