¿Cómo sobrevivieron los tripulantes al hundimiento de una fragata en el fin del mundo?

Uno de los supervivientes lo escribió en un diario y ahora, la arqueóloga marina Dolores Elkin nos cuenta la historia. 

Sobrevivieron los 193 tripulantes del navío.  COPE.ES

COPE.ES

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 11:24

Corría el año 1765 cuando la fragata española Purísima Concepción naufragaba en Tierra de Fuego, un archipiélago situado en el lugar en el que se unen los océanos Pacífico y Atlántico. Los 193 tripulantes a bordo del barco hundido sobrevivieron.

La gran proeza es que todos consiguieron llegar a tierra, sobrevivieron, convivieron con los indígenas y construyeron una nueva embarcación, durante tres meses, con la que volvieron a Río de la Plata.

Según cuenta Dolores Elkin en en 'La Noche de COPE', sobrevivir en estas turbulentas aguas, no es fácil. “El Cabo de Hornos es de los más peligrosos para la negación, más de 700 embarcaciones se han hundido aquí, desde el siglo XV hasta la apertura del Canal de Panamá, que permitió unir los océanos y navegar de forma más corta y sencilla. Esta zona es de un gran atractivo para los cazatesoros y un problema para los arqueólogos, que tenemos una visión diferente del patrimonio”.

Hace más de dos años está interesada en esta historia y trabaja para encontrar los restos de este naufragio: “me pareció apasionante y me zambullí en la historia”, cuenta la argentina. “Hay dos diarios de la fragata. Son relatos muy detallados, que cuentan el día a día desde que parten de Cádiz, pasan por Montevideo y antes de doblar el Cabo de Hornos, a medianoche, se hundieron, sin saber el lugar en el que estaban exactamente”.

Para encontrar el barco se basaron en los textos que describían la zona y otros escritos por personas que antes de ella, habían intentado deducir el lugar en el que había ocurrido.

También, ha querido promover el valor histórico, arqueológico de los navíos hundidos, y que no deberían estar en manos de particulares y ser objeto de explotación comercial, porque “todos tenemos derecho a disfrutar de esos restos y aprender de la historia”.

Lo más