COPE

Newsletters
Registrarme

Herraiz: "El Gobierno no ve margen para bajar impuestos a las clases medias, pero sí aumentar el gasto"

En la 'Mañana de Fin de Semana' analizamos la última hora de la invasión rusa de Ucrania o, en clave nacional, la reforma fiscal anunciada por María Jesús Montero

Antonio Herraiz

Antonio Herraiz

La Mañana de Fin de Semana

Tiempo de lectura: 7'Actualizado 10:08

Audio

Buenos días. Bienvenido si te incorporas a La Mañana del fin de semana de COPE, que hace un buen rato que empezaba a caminar, allá sobre las seis y que nos lleva a las ocho y media.

Para los que ya habéis sacado el edredón nórdico tras la bajada de temperatura de esta semana, no sé si os va a sobrar este fin de semana -depende de lo friolero que sea cada uno-, pero vuelven a subir las temperaturas. Se va a notar más mañana domingo y como San Miguel fue el jueves 29, al coincidir la proximidad de esa fecha con tiempo seco y cálido, se volverá a hablar del veranillo de San Miguel. No hay que fiarse del todo porque las mínimas, al menos hoy, van a cambiar poco incluso en puntos del centro y de la mitad norte, han bajado. Lo vas a notar si sales ahora mismo a la calle.

Hoy se sigue hablando de impuestos, de subida de los precios, del Euríbor… Y si hay algo que ha condicionado todo este cóctel es la invasión de Rusia en Ucrania.

Es importante analizar todos los movimientos que ha protagonizado Putin en las últimas horas para entender mejor en qué punto se encuentra este conflicto. Sobre todo, para ver si hay algún atisbo de salida. Siete meses después de la ocupación ilegal de sus vecinos, Putin no ha conseguido sus objetivos y su aislamiento dentro del panorama internacional es cada vez más unánime. Pero no solo fuera. En Rusia, la contestación ciudadana, aun exponiéndose a una dura represión, no ha hecho más que aumentar.

Esto ha llevado a Putin a una decisión a la desesperada que todos sabíamos como iba a acabar y que el autócrata ruso ha escenificado este viernes con mucha solemnidad y propaganda. Es el resultado de esas consultas consideradas ilegales por toda la comunidad internacional para la anexión de cuatro territorios ucranianos: Donetsk y Lugansk en el este de Ucrania, Zaporiyia y Jersón en el sur.

No tiene ningún sentido decirles el resultado que el Kremlin asegura que se ha dado en esos referendos. Son ilegales por una multitud de razones. Se han desarrollado en medio de una guerra, dentro de un territorio soberano que es Ucrania, cuyo Gobierno no aprueba las consultas, no ha habido observadores internacionales más allá de los que ha puesto Putin y no han podido participar miles de personas que han abandonado el país huyendo de la guerra.

Con estas pautas, da igual el resultado porque desde el Kremlin tenían clara la hoja de ruta de esta farsa. ¿Qué es lo que ha hecho Putin? Lo previsto. Confirma la anexión de esos cuatro territorios, que ni siquiera controla en su totalidad.

Esto le sirve para lanzar un cínico chantaje. Una vez que da esos territorios como anexionados, como si formaran ya parte de la federación rusa, pide a Ucrania un alto el fuego. Exige que el Gobierno de Kiev se siente a negociar para que ellos pongan fin a las bombas. Esto no deja de formar parte de una estrategia de chantaje que, hasta ahora, en el frente, en el plano militar, no le ha salido nada bien.

¿Quién se fía de Putin? Absolutamente nadie y la trampa es clara. Si para poner fin a las bombas y a los muertos dices, venga pues esos cuatro territorios para Rusia.

Algún ingenuo hay que compra ese mensaje bajo la premisa peligrosa de que antes la paz que cualquier cosa. Pero ese argumento es tramposo y más tratándose de Putin. Mañana o pasado mañana el líder ruso querrá más y volverá a las andadas. Se ha visto con Crimea y con todo lo que pueda acaparar porque es insaciable.

Eso lo han entendido desde el primer momento en la Unión Europea y también en EEUU y a cada paso que da el Kremlin la respuesta no es otra que ampliar las sanciones. Hasta ahora no han sido suficientes para parar sus delirios y, por esta razón, desde Ucrania no se ha cansado de pedir más ayuda militar. Es lo que más le hace falta para hacer frente a un ejército que, en cuanto a efectivos y material, tiene una clara superioridad.

El último mensaje del presidente ucraniano Zelenski no es nuevo, pero sí le ha dado una mayor formalidad. La petición es clara: quiere sumarse a la OTAN.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Pero esto no es un trámite que se solvente de un día para otro. Una vez que realice la petición formal, se reuniría el órgano ejecutivo de la OTAN que es el consejo atlántico. Lo estudian y ya en ese primer momento deciden si abren o no las negociaciones. En cuanto un país muestre recelos, pues se paraliza. Eso se vio con la petición de Suecia y Finlandia, para la que Turquía puso problemas. De momento, el secretario general de la OTAN ha dicho que no es el momento y que lo que toca ahora mismo es luchar y apoyar a Ucrania, que tiene las puertas abiertas.

En todo caso, lo que confirma la anexión a Rusia de las regiones ucranianas ocupadas, una anexión no reconocida por nadie, ni siquiera por China, lo que confirma este paso es que la guerra va para largo. Y hay un nuevo baño de sangre que así lo confirman.

Antes de la declaración solemne de Putin, un ataque con misiles rusos contra un convoy humanitario dejaba una treintena muertos en Zaporiyia, al sur de Ucrania. Zaporiyia es una de las regiones que Putin asegura haber anexionado a Rusia. Las imágenes con los cadáveres tendidos por el suelo son otra prueba más de la crueldad de esta guerra. El silencio de la zona solo se rompía con la llegada de los familiares que acudían a identificar a los suyos y rompían a llorar.

Ataque con misiles rusos que deja también más de 80 hospitalizados. Todos eran civiles. Esta es la situación ahora mismo sobre el terreno, también en el contexto internacional, lo que confirma que estamos ante una guerra que va para largo. Y eso va a seguir salpicando la Economía.

Consecuencias inmediatas. La subida de los precios. Esto no hace falta que te lo cuente nadie. Ni que te den datos. Basta con acudir a comprar al súper o llenar el depósito de tu coche, especialmente, en este momento, si es de diésel. La oficina estadística de la unión, Eurostat, avanza que la inflación en la zona euro alcanzó un nuevo récord en septiembre y llega al 10%. Esta es la media. En España está al 9,1, pero hasta ahora hemos estado por encima. Solo la moderación del crecimiento de los precios durante el pasado mes nos ha situado por debajo de la media. En este caso, se moderó por la caída de los carburantes y de la electricidad.

Ya sabes que para hacer frente a la inflación, la reserva federal en EEUU, o el banco central europeo aquí en el viejo continente han apostado por subir los tipos de interés. Eso ha tenido una consecuencia inmediata que en España salpica directamente al euríbor, el índice que se utiliza para revisar los préstamos hipotecarios a interés variable.

Pues el Euríbor ha experimentado una subida récord al cierre de septiembre hasta alcanzar el 2,23% de media. Es su nivel más alto desde 2011, y eso implica un sobrecoste para las hipotecas que tienen un interés variable. De media, aumentarán de golpe en torno a 2.200 euros al año. Es decir, van a tener que reservar 200 euros más cada mes para pagar su hipoteca de unos 150.000 euros a 25 años.

¿Se va a quedar ahí? Pues no parece. Los cálculos se actualizan cada semana y las previsiones estiman que el Euríbor se puede situar en el 3% a finales de año y en 3,3% al acabar el primer trimestre de 2023.

La Economía, el alza de los precios, en este caso del Euríbor, para el que le salpique, se ha convertido en la principal preocupación de los españoles.

¿Va a servir la anunciada rebaja de impuestos del Gobierno para hacer frente a la fuerte inflación? Es evidente que no. Por varias razones.

Primero, porque los mileuristas siguen igual. Igual, no peor, soportando subidas de precios de casi el 10% de media. Se quedan también igual las rentas por encima de los 21.000 euros, que, si estás justo a esa cantidad, estás más próximo a la clase baja que a la clase media. En España, en la horquilla que va de los 30.000 a los 60.000 euros hay 4 millones de españoles que no se van a beneficiar. Lo apuntaba en Mediodía COPE, el economista Ignacio Ruiz Jarabo.

El Gobierno no ve margen para bajar impuestos a las clases medias. Pero sí lo ve para aumentar todavía más el gasto. Lo último es el acuerdo al que han llegado en la Mesa del Congreso para subir el sueldo a los diputados un 3,5%. La medida cuanta con el apoyo de PSOE y Podemos y el voto en contra de PP y Vox. Difícil defensa cuando a millones de españoles todavía no les han subido el sueldo ni un céntimo. ¿Cuánto gana un diputado al año? Depende de varios factores. Varía en función de la provincia en la que han sido elegidos, de los cargos que tienen dentro de la propia cámara, si forman parte de la junta de portavoces o de una comisión, por ejemplo. La media supera los 90.000 euros al año. Esto para cuando luego te cuenten que el Gobierno legisla favor de los pobres. Los diputados un 3,5% más.

hoy se cumplen cinco años del intento de golpe separatista en Cataluña. ¿Qué queda de aquello ahora mismo? Si miramos el último CIS catalán, el 52% de los catalanes rechaza la independencia, el dato más alto de 2015. Ese 52% son casi diez puntos más de los que en 2017 rechazaba que Cataluña se separara de España.

Queda también el indulto que concedió el Gobierno de Sánchez a los condenados por el Supremo. Los Junqueras, Rull, Turull, o Romeva están en libertad desde junio 2021 por la medida de gracia de Sánchez a pesar de arrastrar penas de 13 años de cárcel. Del intento de golpe separatista quedan también cinco fugados, encabezados por Puigdemont y casi medio centenar de investigados, 44 altos cargos que esperan todavía a sentarse en el banquillo y por lo tanto sentencia.

Este aniversario lleva en un momento de máxima tensión en el seno de coalición del Gobierno de cataluña. Después del cese fulminante del vicepresidente Puigneró, los postconvergentes, los del Partido del fugado Puigdemont. Amenazan con romper, pero sin dar. Por eso Pere Aragonés les pide que se aclaren.

¿Por qué no se van del Gobierno catalán los de Junts? Porque hay más de 250 altos cargos que perderían su puesto. Y estamos hablando de mucho dinero. 20 millones en sueldos que es, cuando menos, como para pensárselo.

Escucha en directo COPE, la radio de los comunicadores mejor valorados. Si lo deseas puedes bajarte la aplicación de COPE para iOS (iPhone) y Android.

Y recuerda, en COPE encontrarás el mejor análisis sobre la actualidad, las claves de nuestros comunicadores para entender todo lo que te rodea, las mejores historias, el entretenimiento y, sobre todo, aquellos sonidos que no puedes encontrar en ningún otro lado.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las calles

Poniendo las calles

Con "El Pulpo"

Escuchar