Empieza la temporada de recolecta de setas, ¿ya estás preparado para salir en su búsqueda?

Te contamos cómo debes hacerlo, cómo diferenciarlos y los principales problemas tanto en la recolecta como en la consumición

Audio

 

Elena Fornas

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17 oct 2019

El calor del verano se va y las lluvias nos dejan un gran surtido de hongos. Cesta en mano y navaja, toca recorrer los montes y esto ya es casi una tradición para muchas personas e incluso familias enteras en España.

Pero la gran complejidad es saber diferenciarlos Aunque se les conoce popularmente como níscalos, cada región los denomina de una forma diferente. Por ejemplo reboñuelo, rebollón, rovellón, esne gorri, etc. Este nombre popular engloba las diferentes especies de lactarius de leche naranja y que son obviamente comestibles. Y para ello hemos viajado hasta Castilla León, en concreto hasta Soria donde Jorge Jiménez presidente de la Asociación Micológica El Royo nos lo explica.

Muchas son las personas que se aventuran en su recolecta, pero también son muchos los peligros que engloba, recoger y consumir o posteriormente vender una seta no apta para su consumo puede acarrear consecuencias muy graves. Cada año se producen en España unos 400 casos graves de intoxicaciones por consumo de setas tóxicas, que provocan vómitos y diarreas e incluso la muerte, y así nos lo explica Gonzalo Guerra, especialista en aparato digestivo y hepatología del Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas

Con la salud hay que estar siempre alerta y con el cuidado y protección del ecosistema también. Otro de las grandes problemáticas que envuelven a esta época es la gran cantidad de infracciones que se cometen cuando se va a por las setas. Pues hay que cuidar desde la cesta que utilizas, la forma de cortarlos hasta los permisos necesarios y las zonas donde está permitido cortar. Reglas básicas que no todo el mundo cumple.

Hace años en España venían grupos de extranjeros a recolectar en grandes cantidades, ¿el problema?, la ilegalidad de sus acciones que hasta hace poco no estaban reguladas y el destrozo que hacían en los montes. Ahora las nuevas normativas permiten regular su recolecta.

Las tradiciones pasan de generación en generación, a mi me lo enseñó todo mi abuelo, a recolectar con respeto y a cuidar la naturaleza que es la que nos regala este manjar. Si no eres conocedor, mejor prevenir que curar. La Asociación micológica de la Junta de Castilla y León ha puesto en marcha una App que te ayuda a identificar los tipos de setas, al igual te avisa de las zonas en las que se está permitido recoger.

En resumen, hay que ser conscientes de que los cotos micológicos, se debe contar con un permiso que consiste en el previo pago de una tasa establecida por la entidad local, disponiendo para el aprovechamiento ordinario un máximo de 12 kilos por personas y día. En las zonas no reguladas, el cupo máximo de recolección es de 3 kilos por persona y día, y se debe realizar sin ánimo de lucro y para el autoconsumo.

La naturaleza es amplia y variada, nos ofrece grandes cosas, lo único que debemos hacer nosotros es cuidarla y respetarla.

Lo más