Boletín

Audio

El sarampión ataca de nuevo

 

Tiempo de lectura: 3Actualizado10:35

La semana pasada se producía el segundo peor brote de Estados Unidos en casi dos décadas y, en los últimos días, se han registrado 6 casos en Guadalajara, en España. Una cifra que, aunque parece baja, se considera brote epidemiológico porque hay más de 3 personas contagiadas. Todos ellos son adultos y la mayoría no estaban vacunados.

Estos contagios se deben a dos factores principalmente. Por un lado la importación de la enfermedad desde países donde hay brotes de sarampión pero, sobre todo, por los movimientos anti vacunas.

En España no es obligatorio vacunar a tu hijo y por esas razones hay padres y madres que deciden no vacunarlos. Adolfo García-Sastre, es director del Instituto Salud Global y Patógenos Emergentes en la Escuela de Medicina Ichan Monte Sinaí en Nueva York, y nos explica en  qué ideas se fundamentan los movimientos anti vacunas: “Afirman que con la vacunación, las empresas farmacéuticas quieren ganar dinero y que hacen todo lo posible para hacerlo, incluso cuando éstas tienen efectos adversos.”

Además, estos movimientos anti vacunas alegan que las vacunas tienen ADN de rata o cerdo, o que pueden provocar autismo, pero son rumores y no existe ningún estudio científico que lo demuestre, indica Adolfo, aunque afirma que “todas las vacunas tienen un cierto riesgo. Lo importante es saber el riesgo que conlleva vacunarse y el que conlleva no vacunarse.”

Vacunarse tiene un riesgo muy pequeño y un beneficio muy grande. El beneficio: que no vas a contraer la enfermedad. Y el riesgo únicamente sucede en casos muy raros en los que, por ejemplo, se vacuna a una persona que es inmunosuprimida (su cuerpo no produce respuesta inmunitaria adecuada) y no se lo han detectado antes de vacunar, pero esto sucede en casos muy extremos. Y si decides no vacunarte, estás expuesto al virus del sarampión, que en casos graves puede provocar la muerte. Pero ya no solo te expones tú, sino que pones en peligro también a estas personas inmunosuprimidas que no se pueden vacunar. Adolfo García-Sastre afirma que “si todo el mundo se vacunase, menos una persona, no se podría contagiar debido a que el resto se ha vacunado. Pero si hay más, la cosa cambia, porque se forma un núcleo de personas no vacunadas que pueden contagiar el virus.”

Pero… ¿tenemos en España un problema real con las vacunas? Hemos preguntado a otro experto. Federico de Montalvo, que es profesor de derecho en Comillas ICADE y presidente del comité de Bioética de España, asegura que “en España no hay un problema de vacunas porque hay una tasa de vacunación en menores por encima del 90%. Esto provoca el efecto rebaño, es decir, que se 1/10 no se vacuna, están todos protegidos.”

Además, obligar a la población en España a vacunarse podría ser contraproducente: “Empezar a hablar de vacunación obligatoria puede generar una reacción o excusa para que, los anti vacunas, encuentren un campo para poner en duda las vacunas.” Y es que, como afirma Federico, las vacunas han tenido tanto éxito en la prevención de las enfermedades que, como han hecho desaparecer las enfermedades, nos creemos que ya no existen y siguen existiendo.

Por ello, la opinión de Federico es clara: “Es un deber de solidaridad. El movimiento anti vacunas terminará cuando un padre pueda ser condenado porque realmente uno es libre de tomar decisiones, pero también tiene que ser responsables con las decisiones que toma, sobre todo cuando afectan a otra persona.”

De igual manera, Adolfo García-Sastre considera que no se trata de obligar, es una responsabilidad moral de cada uno. Y para todo esto es muy importante la educación, informar a la población de los riesgos y ser solidarios y proteger a nuestros hijos y a los que nos rodean.