Expósito: “¿De verdad un catalán como Guardiola vive como un chino?”

El presentador de La Linterna analiza las manifestaciones y reacciones por la sentencia del procés

Ángel Expósito

Ángel Expósito

Director de 'La Linterna'

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 16 oct 2019

Vídeo

 

Como suele ocurrir en este país nuestro, apenas hay medias tintas. A favor o en contra. Tajantemente. Apenas hay posicionamientos sinceros en lo institucional. O Marchena es un timorato o hay que reventar el aeropuerto del Prat. Sin término medio.

O nos han tomado el pelo en el Supremo o esto es una dictadura de la peor calaña.

Yo me resisto a participar en este aquelarre. Desde un lado y por supuesto, menos aún, desde el otro. Todos tenemos un Seleccionador de Fútbol dentro cuando no hemos dado una patada a un bote. Tenemos un crítico taurino cuando no nos atrevemos con una vaquilla y somos magistrados del Supremo cuando no hemos pisado un juzgado.

Somos así. Y es más, por las reacciones se confirma que los catalanes son igual que el resto de españoles. Dicho esto, me surgen muchas preguntas. Por ejemplo: los que colapsaron el aeropuerto o la Vía Laietana. Está claro que no estudian, al menos ayer y hoy, pero... ¿Y el resto?... ¿Trabajan? ¿Van a cobrar ese día de manifestación como asuntos propios o causa de fuerza mayor?

Yo sé de muchísimos autónomos que no pueden dejar de trabajar, ni de tributar un solo día. y muchísimas pequeñas empresas que no pueden levantar el cierre sin uno de sus trabajadores. ¿Por qué estos indepes sí pueden?

Por no hablar del orden público. Prueba tú, con treinta amigos, a cortar la M30, a colapsar la T4. ¿Por qué entendemos determinadas acciones como revolucionarias cuando son totalmente macarras?

Solo se puede entender este fenómeno partiendo de la base de nuestros complejos. De nuestro cinismo y de que es el mismo cargo quien ordena a la Policía que quien arenga los manifestantes. ¿cómo se come eso? ¿no estarán de acuerdo, por la cúpula, tanto en las acciones como en hasta donde sacar la porra?

Luego aparecen las comparativas. Que si Hong Kong, que si Qatar, Puerto Rico, que Guardiola dice, que Otegi tuitea, que Xavi Hernández...

¿En serio esto es comparable a la dictadura del régimen chino? ¿Es coña? ¿De verdad un catalán como Guardiola, o el patrón del barco que pegó ayer a esa mujer, viven como un chino?

Por no hablar de las lecciones de democracia, feminismo y libertades desde Qatar. ¿En serio funciona mejor el Estado de derecho en Qatar que en España o que en Cataluña?

Prueba tu a reincidir o a amenazar con la reincidencia en un delito ya condenado; en una multa de tráfico o en una deuda con Hacienda. Prepárate.  

Pues que sepas que no es así para todo el mundo. Te condenan a 13 o 10 años, dices que solo te queda insistir y no pasa nada. Dile tú al inspector de Hacienda que vas a seguir defraudando o trampeando, que verás.

En el fondo del problema nos encontramos con una enorme cantidad de deslealtades. Traiciones disfrazadas de procedimientos políticos. Cesiones que se convierten en auténticas puñaladas traperas de magnitudes históricas.

¿Cómo se entiende si no que un presidente autonómico, máxima autoridad y representante del Estado en Cataluña arengue a las masas a ocupar un aeropuerto? ¿Se puede ser más irresponsable?

¿Cómo se entiende que el Estado central transfiera competencias en Educación, en Justicia o vigilancia penitenciaria, en representación exterior para que luego esa administración manipule la Educación, adoctrine y acose en la misma aula que utilice los permisos penitenciarios a su antojo en un laberinto de procedimientos, decisiones arbitrarias y partidismo?

¿Cómo es posible que con tu dinero y el mío, que te matas a trabajar --te lo recuerdo-- y a pagar impuestos? ¿Cómo es posible que una comunidad autónoma española se venda en el exterior como si esto fuera el infierno de Corea del Norte o de Venezuela?

¿Se imagina Guardiola, Xavi Hernández, Rufián, o alguna de las dos mega pijas huidas a Suiza? ¿Se imaginan como viven en la provincia china de Jingxi, en Maracaibo (Venezuela) o en Eritrea? Y una niña extranjera de un país musulmán pobre, ¿cómo vive esa niña en Qatar?

El problema no es la sentencia.. Que cada uno opine lo que le venga en gana, como en el fútbol o en los toros. el problema es la discriminación respecto al resto. El problema es que si tu cortas la esquina de tu calle te multan, te detienen y a esta panda de vagos y macarras malcriados no. La discriminación es que tu pagas impuestos como un pringao para que estos independentistas se carguen el Estado desde dentro.

La cuestión de fondo es la injusticia y la mentira, mientras tu cumples las normas democráticas, fiscales y del derecho. El problema es que el procés y el independentismo catalán es injusto. Y como dice la sentencia del Supremo: es mentira.