Expósito: “Los organizadores de la huelga están en sus chaletazos mientras la tropa no sabe de nada”

El director de La Linterna analiza las protestas en Barcelona y las movilizaciones violentas de los últimos días

Ángel Expósito

Ángel Expósito

Director de 'La Linterna'

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 21:22

Vídeo

 

A vueltas con el lio en Cataluña y, en particular, en Barcelona. A vueltas con la huelga de país, que es un eufemismo como otro cualquiera para enmascarar una huelga política, patronal, a lo bestia, organizada desde el propio gobierno de la Generalitat. a vueltas con el papel indescriptible y totalmente abominable de un ser como Quim Torra.

A vueltas con cómo salir de ésta, sin dar lecciones a nadie, pero escandalizado por la impunidad, por el cinismo, por las medias tintas. Como escuché esta mañana a mi colega Rubén Corral, confundimos la equidistancia con la objetividad.

Lo que está viviendo Barcelona en los últimos días, ahora mismo, y ya verás este fin de semana, es una vergüenza. una pena. Pero, sobre todo, un inmensa vergüenza.

¿Tan mal están? Tienen absolutamente de todo. Pero ¿tan mal están los catalanes, Cataluña, una de las regiones más ricas de la ya de por sí riquísima Europa?

¿Tan mal están los perroflautas y las perrasflautas? Esos niñatos y niñatas, malcriados y malcriadas que no han dado un palo al agua y que se creen los protagonistas y los protagonistas de la revolución bolchevique.

Y la chavalería, ¿tan mal están esos adolescentes de 15, 16 y 17 años que llevan una semana sin ir al cole y que permiten que les utilicen como borregos --y borregas-- en un rebaño dirigido por el gran pastor supremacista? Por Torra, por el cobarde Puigdemont y por sus satélites... ¿Tan mal están?

Lo que estamos viendo en Barcelona es una organización perfecta, los que saben pegar son la avanzadilla y los estrategas. Los que organizan todo están en sus despachos de la plaza de Sant Jaume, del Parlament, de la Consellería correspondiente o en un chaletazo de Suiza o Waterloo. Y la tropa, la muchedumbre, son niñatos y niñatas que no tienen ni idea de nada. Que no saben nada.

¿Alguien contrataría a alguno de estos macarras para cualquier cosa? Para becaria, para unas prácticas, para una suplencia… ¿Se dan cuenta del daño que se están haciendo a si mismos?

Quiero hacer un paréntesis ya que supuestamente estamos en una huelga de los empresarios y sindicatos. Sobre los empresarios: solo mostrar solidaridad con el quiosquero, el dueño del bar o el de la flota de furgonetas porque son los que de verdad van a sufrir esta pasada. Pero un matiz, porque conviene recordar que esta fiesta lleva larvándose muchos años y que hasta hoy muchos empresarios, enormes capitalistas de la altísima burguesía catalana han mirado hacia otro lado, han pagado este disparate y ahora se echan las manos a la cabeza. tarde. y mal.

Sobre los sindicatos: no entro en los sindicatos independentistas que ya se sabe, ya llevan lo suyo por bandera. Me centro en los supuestamente sindicatos nacionales como UGT CCOO y en su equidistancia.

Ayer escuché en Televisión Española al líder de UGT, Pepe Álvarez decir que asistimos a un pulso entre el nacionalismo de Torra y el nacionalismo de Rivera.

¿En serio? ¿Y luego se quejan de su escasa influencia y su cada vez menor afiliación? ¿Torra y Rivera en un mismo nivel?

Por no hablar de los piquetes informativos. Informa… ¿Qué? Esa panda de chulos, acosadores, cobardes… ¿A que no se atreven a informar de uno en uno?

El daño está hecho. El disparate es infinito. Y el odio ya está sembrado. Pero de cara al futuro… ¿tu invertirías un euro en Cataluña? Se habla mucho de grandes palabras y expresiones para el mármol tipo la seguridad jurídica, la confianza empresarial y bla, bla, bla…

Pero, ¿y la seguridad monda y lironda qué? Ponte en el lugar de esa familia que no puede salir de casa ni para ir al colegio. De esa niña con unos profesores que saben que sus padres son españolazos. De ese enfermero que te mira mal, de ese funcionario que te desprecia porque hablas en español. Ponte en el lugar de sentirte marcada como marcaban los nazis a los judíos en la Polonia de los años 30.

Porque eso es lo que pasó ayer mismo. Porque en las Ramblas, mientras ardía una barricada y la gente echaba cubos de agua desde la terraza, los macarras de la calle marcaban con un spray amarillo el portal de ese vecino y señalaban el piso desde el que lanzaron el agua. ¿Te imaginas esa vecina el próximo lunes?

Y aún se autodenominan antifascistas, ¡qué paradoja! Niñatos que no han salido aún del cascarón. Auténticos cachorros del supremacismo marcando a sus vecinos como hacían los nazis.

En conclusión: qué fácil es convocar una huelga desde un despacho de presidente de la Generalidad, cobrando 140.000 euros al año por no hacer absolutamente nada. Bueno sí, 140.000 euros por cargarse el estado desde dentro del estado. ¡Manda huevos!

Un sueldazo tan injusto como exagerado que pagamos tu y yo.

Y en este sentido, perdóname, pero es lo que hay. Pasado mañana, domingo, termina el plazo para el tercer trimestre del IVA y dentro de unas semanas llega el segundo plazo del IRPF.

¡Ánimo! Que hay que seguir pagándoles la vida padre a esta panda de niñatos nazis. ¡Ánimo! Que hay que seguir pagando el sueldazo a los jefes de toda esta locura.

Lo más