COPE

Ángel Expósito: "¿A quién van a votar, al que le exige o al que le permite pasar de curso?"

El presentador de 'La Linterna' analiza uno de los puntos más polémicos que quiere introducir la ministra Celaá

Ángel Expósito

Ángel Expósito

Director de 'La Linterna'

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 22:33

Audio

Parto de la base de que cada uno hace lo que puede y lo mejor posible para sus hijos. Luego las circunstancias, los propios hijos en su desarrollo, la suerte, los aciertos y los errores hacen el resto. Lo que no entiendo es cómo en un país como España estamos empeñados en suicidarnos poco a poco, ley a ley y desacuerdo a desacuerdo.

Lo último, la nueva ley de Educación dejará pasar de curso en Primaria y Secundaria en función de la «madurez». Se permitirán uno o dos suspensos y que el colegio decida.

Primera pregunta: ¿Alguien se ha puesto en el lugar del maestro?

Este nuevo sistema se establece en el real decreto por el que se regula la evaluación y las condiciones de promoción de la Educación Primaria, la ESO y el Bachillerato. Este real decreto viene a ser el 'aterrizaje' de la Lomloe, más conocida como 'ley Celaá' en las aulas. Ahora, los suspensos no podrán ser el único criterio para decidir si se pasa de curso.

Al parecer, los profesores podrán hacer pasar de curso a sus alumnos en Primaria cuando «hayan alcanzado el desarrollo correspondiente de las competencias básicas y el adecuado grado de madurez».

En Secundaria se pasará de curso atendiendo a la «consecución de objetivos, adquisición de competencias y valoración de las medidas que favorezcan el progreso del alumno» sin que, en ningún caso, el número de suspensas «pueda ser la única circunstancia a tener en cuenta en la decisión sobre la promoción».

Otra pregunta: ¿Acaso esto no lo hacían ya los profesores?

Esta mañana, en la tertulia de Herrera, se preguntaba por qué estamos empeñados en igualar la educación básica, por lo más básico. Dicho de otro modo, igualando por lo más bajo.

Insisto, no soy absolutamente nadie para dar lecciones, consejos o doctrina en cuanto a tus hijos ni los míos. Pero intento analizar la cuestión de la manera más objetiva posible:

Vuelvo con el profesor, con esa maestra. ¿Cómo va a contagiar la exigencia a sus alumnos, cuando estos saben que no pasa nada con dos cates? ¿Y si esa alumna de 16 ó 17 años decide desde el primer momento tirar a la basura Lengua y Matemáticas? ¿Para qué se va a esforzar? ¿Extrapolamos esa actitud al resto de su vida? ¿Ese es el ejemplo desde la escuela hacia su madurez y el trabajo?

A mí me da que este tipo de políticas solo favorecen y empujan a las élites. Sólo hacen que haya más diferencias entre quienes puedan pagar un buen colegio privado y quienes no. En el fondo, igualar por lo bajo solo hace que el que pueda pagar élite, excelencia y exigencia para sus hijos lo pague.

¿Lo progresista era esto?

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

¿Igualar por lo básico es reformista y de izquierdas? Es más, ya puestos, ¿por qué no hacemos lo mismo en la Universidad? Porque a este paso, y exagerando, un médico podrá obtener el título con anatomía patológica suspensa, un abogado podrá ejercer con derecho penal suspendido o un arquitecto podrá ser arquitecto sin haber aprobado cálculo de estructuras.

Pues esto, y no exagero, en Primaria, secundaria y bachillerato. Otra variable ¿Y la actitud de los padres? ¿Con qué fuerza unos padres van a exigir a su hijo que estudie lo que peor se le da si este chaval o esa chica saben que da lo mismo que aprobar o suspender?

Eso en el caso de que los padres puedan exigir algo. Porque hablando de los padres, ¿y si al final del curso los padres del niño se presentan en el cole y, con la ley en la mano, exigen que su niño promocione? Es más, ¿esto es justo pensando en esa alumna que sí se esfuerza y que saca un 6? ¿Y el otro consigue un 5 por la cara?

Y un último apunte para la duda: ¿Nadie ha pensado en la competencia del mercado laboral y de la propia vida para el futuro de esos alumnos en un mundo cada vez más globalizado para lo bueno y para lo malo?

En fin, igualar por lo bajo es un error para mucho tiempo. Pero fíjate, ya puestos a pensar mal, esos jóvenes de 16 ó 17 van a votar dentro de dos años. Seamos sinceros, la mayoría de esa "votancia" ¿A quién va a votar, al que le exige o al que le permite pasar de curso por "madurez"?

¡Ah! Y mi posdata: no deberíamos olvidar (y menos en un año como este) que el trabajo, la economía, la salud y la ciencia, la violencia machista, la solidaridad, absolutamente todo, tiene un denominador común:

LA EDUCACIÓN, ESTÚPIDO, ES LA EDUCACIÓN.

No solo no avanzamos sino que vamos hacia atrás como los cangrejos, que decía mi madre.


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar