Los lazos históricos entre España y Cuba

Su historia está ligada como ninguna otra a nuestro país. Fue el pedazo de América que más tarde se desligó de España. 

Audio

 COPE.es

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 22:01

Visita de Estado de los Reyes a Cuba. Un momento para la historia no exento de polémica. Tiene lugar a pocas horas de unas elecciones con resultado incierto. Más allá de la política, los cubanos lo merecen. Su historia está ligada como ninguna otra a nuestro país. Fue el pedazo de América que más tarde se desligó de España. Y lo hizo como autonomía, no como colonia. Lo que convierte a la Perla del Caribe en algo único en la historia de nuestros lazos con aquel continente.

Cuba fue uno de los primeros pedazos del Caribe con el que se toparon los españoles en 1492. Colón horadó sus playas. Su posición estratégica convertiría a la Isla no sólo en una pieza clave de la geoestrategia imperial española sino en uno de los puntos más prósperos de toda la Monarquía gobernada desde Madrid. La isla recibió envites de piratas y corsarios; fue británica durante algunos meses, y defendida siempre con heroísmo por sus habitantes. Se mantuvo fiel a la Corona mientras el resto del continente rompía amarras con España, a caballo de nuestra Guerra de la Independencia.

En el siglo XIX Cuba alumbró el primer ferrocarril español. Mimada como una hija única de una familia que había sido numerosa, en 1898 será el último pedazo de América -junto con Puerto Rico- en dejar de ser español. En el camino, quedó para España el Desastre de la Guerra del 98 con Estados Unidos, que sumiría a España en un periodo de incertidumbre.

Opulenta, desigual, convulsa y demasiado cerca de Florida, los excesos de la independencia, sobre todo los de la era de Fulgencio Batista desembocaron en el cuartel de Moncada, en los Barbudos y en la tiranía castrista. En ella seguimos, aunque el presidente no se apellide Castro. Pero ni que Cuba fuese comunista y España Franquista cortó los lazos entre ambos países. Y hoy, 500 años después de fundarse la ciudad de La Habana, el Rey de España ha recordado a los lideres de la isla que sin respetar la voz del pueblo; sin democracia, no hay futuro posible. Una visita digna para la historia. Un mensaje que muchos no querrían oír.

Lo más