Ángel de la Victoria: "Ser feliz es intentar que los demás sean felices”

El padre Ángel de la Victoria lleva 25 años en Camerún y nos radiografía los problemas del país

Audio

 COPE.es

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 21:40

En la carretera entre Yaundé y Duala, una de las más mortíferas del mundo, el Padre Ángel de la Victoria nos describe los numerosos problemas que tiene Camerún. Navarro de nacimiento, lleva 25 años en África. "Al final no sé lo que soy, en España soy extranjero y aquí también", bromea.

La expansión del yihadismo en el centro de África es uno de los problemas que han ido creciendo en Camerún año a año. La corriente islámica está cada vez más presente y muchos jóvenes caen en el radicalismo comprados por los grupos yihadistas. La moto es un medio de transporte para miles de jóvenes pero a su vez, el "cebo" para radicalizarse. "Es lo que se les da para que se integren en estos grupos, entre ellos Boko Haram. El problema en el norte del país ha incitado a que muchos jóvenes se radicalizen en grupos islámicos".

Vídeo

 COPE.es

Camerún es uno de los países con mayor exportación de madera y como consecuencia, la deforestación es otro de los problemas que azota el país africano. El transporte de madera está dirigido a los países europeos y Asia. Precisamente, este último país ha fagocitado gran parte de Camerún. "China hoy en día está apropiándose de Africa. Aquí en Camerún tiene empresas de construcción de carreteras, puentes, proyectos de presas de agua..." asegura el padre Ángel.

El aborto o el incesto en Camerún son tradiciones tan arraigadas en Camerún como, a día de hoy, inevitables.

Un problema del que se habla poco o nada y que tal y como nos cuenta este misionero "Es una realidad muy frecuente". "Hay mujeres que tienen hijos con distintos hombres. Sin que la madre se de cuenta, este hombre se aprovecha de las hijas. No pueden quejarse porque no pueden hablar, es un tabú".

Con 25 años en países africanos, el padre Ángel de la Victoria nos radiografía la realidad de Camerún desde cerca. El yihadismo, la deforestación, la promiuscuidad, el aborto o la adicción a las drogas están presentes en el día a día del pueblo camerunes. Todo este tiempo lo ha dedicado a mejorar la situación en este país africano y como él mismo nos dice, "Ser feliz es intentar que los demás sean felices, y eso es lo que yo intento con mi presencia".

Lo más