En 'Herrera en COPE'

¿Es diferente el cerebro de los hijos únicos?

Un estudio realizado con más de 300 jóvenes chinos, de los que la mitad eran hijos únicos, demuestra que tienen más desarrollada la zona asociada al lenguaje y a la planificación, pero no la de las emociones. 

Audio

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:51

Siempre se ha dicho que los hijos únicos son más egoístas, precisamente por no haber tenido que compartir nada. Era una cuestión de educación. ¿Es precisamente esa educación  recibida la que hace a su cerebro diferente? ¿Es distinto el cerebro de un hijo único al de un chico con muchos hermanos?

Ahora, un estudio realizado en China y que publica la revista Brain Imaging and Behaviorno ha encontrado grandes diferencias a nivel intelectual, tras someter  a 303 jóvenes chinos, de los cuales la mitad eran hijos únicos, a pruebas de inteligencia, creatividad y personalidad, más la forma del cerebro. Sin embargo, las diferencias existen, el estudio ha comprobado como los hijos únicos parecían tener una mayor flexibilidad en la forma de pensar. 

En cuanto a la forma del cerebro, los investigadores señalan que el cerebro de los hijos únicos tiene un volumen más importante de materia gris a nivel del giro supramarginal, una zona asociada al lenguaje, a la flexibilidad, a la imaginación y a la planificación. Para los investigadores, estas mediciones y los resultados de los tests están correlacionados.

El doctor, Alberto Fernández Jaén, jefe de Neurología Infantil del Hospital Universitario Quirón Salud de Madrid, asegura que "el comportamiento, de alguna manera, está mediado por el funcionamiento del sistema nervioso central y una estructura del cerebro diferente. Nosotros realizamos estudios con niños con dificultad de aprendizaje y vemos mucho esas diferencias entre los niños con dificultades y los que no las tienen. Es el reflejo anatómico de conductas diferentes".

¿Son normales los hijos únicos?  "El hecho de ser hijo único o tener muchos hermanos o pocos o  nacer en una familia monoparental o biparental  siempre va a condicionar los estímulos educativos que recibimos. Cuando eso se recoge en un estudio de población enorme se pueden estimar ciertas diferencias entre estos niños frente a otros, pero siempre en grandes grupos. Eso no los hace ser ni normales o no normales, solo los hace diferentes", responde el doctor Fernández Jaén.

¿Hay un patrón que justifique la mala prensa de los hijos únicos? "Pues posiblemente los hay porque el hijo único nace en un entorno en el que no tiene que compartir, no tiene que establecer estrategias o juegos de grupo de forma constante, pero también debe desarrollar mayor creatividad a la hora del ocio y eso al final se refleja en un comportamiento diferente, pero no es un comportamiento anormal sino distinto al de los niños nacidos en familias con muchos hijos".

Al tener que ser más creativos, ¿maduran antes? "La madurez es un tema más relevante en la fruta. Todos maduramos, cuando se analiza esa madurez cerebral se ve que hay áreas menos maduras en niños únicos que los que nacen en familias numerosas y al revés. Lo que se está haciendo es activar y desarrollar unas áreas que no se desarrollan en niños con más hermanos", explica el Jefe de Neurología Infantil del Hospital Quirón Salud.

Y los niños que tienen un hermano tardío, cuando ya tienen 7 años, ¿se adapta el cerebro a esa circunstancia? "Absolutamente porque el proceso madurativo en el Sistema  Nervioso Central  es espectacular en toda la infancia y en la adolescencia, en este periodo se hace el cerebro más ágil, más eficaz, es como haber metido muchos softwares en el ordenador y  de repente el cerebro se da cuenta que no los utiliza y quita programas, es un proceso constante".

¿Lo que ocurre en los primeros años de vida marca? "Absolutamente, no todo está escrito en la genética, los profesores, la educación que hemos tenido en casa, nuestras relaciones sociales va a influir en nuestro  proceso madurativo y lo podemos valorar a través de la estructura cerebral", concluye el doctor Fernández Jaén.

Lo más