Herrera: "Si Sánchez e Iglesias llegan a gobernar, échense la mano al bolsillo"

Más broncas que propuestas en un debate que vuelve a demostrar la inconsistencia del líder socialista

Carlos Herrera

Carlos Herrera

'Herrera en COPE'

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 10:33

Audio

 

Señoras, señores, me alegro, ¡buenos días!

Hola, ¿qué tal? ¿Cómo les va este miércoles 24 de abril de 2019? Saben que cada día somos más. La familia de 'Herrera en COPE' se amplía. Pues hoy tres de Moratalaz, dos de Behobia, uno de Camprodón, siete de Santa Cruz. Bueno, por ahí, poquito a poco cada día vamos siendo más, cosa que yo celebro y no le cuento la propiedad.

Es miércoles 24 de abril del 2019 y hoy, digamos que va a soplar el viento con fuerza en Península y Baleares. Digamos que vienen lluvias a Galicia, Sistema Central, Pirineos, norte de Extremadura, Comunidad de Madrid... Así. Y, luego, las temperaturas van a bajar un poco en el norte y en Baleares.

ESCUCHA AQUÍ EL EDITORIAL DE HERRERA

Donde no bajó la temperatura fue en el plato de Atresmedia en el que se celebró el segundo debate, era un segundo debate, una especie de partido de vuelta, una especie de ajuste de cuentas del primero, que se ha producido haciendo, de verdad, historia inaudita en Europa el hecho de que los dos debates sean un día detrás de otro. Todo ello por las tretas que puso en marcha Sánchez para no debatir abiertamente una vez que sabía que no estaba Vox en el plató por decisión de la Junta Electoral Central, pero bueno, eso ya es otra historia si quieren ustedes.

Tampoco le sirvió de demasiado porque ayer Sánchez, que no perdió por KO, y al no perder por KO o solamente perder por puntos, puede darse por contento. Es una suerte de vencedor por haber sido perdedor, menos perdedor de los que algunos querían que fuera perdedor. Eso siendo él el que más arriesgaba, seguramente le cuesta un rasguño, pero no una herida profunda, que es la primera consideración que podemos hacer después de haber visto lo de ayer y haberlo analizado con cierta tranquilidad.

Hay bastante unanimidad en todos los medios por el hecho de que se dé fe de que Sánchez no está hecho para estos combates, aunque se los ponga más o menos fáciles porque ayer el debate tenía un cierto sesgo. Oiga, la agenda, la estructura, todo eso iba a favor de Sánchez.

Algunos dicen: “Hombre, pero es que el tema de Cataluña ya se trató mucho en el primero”. Ya, ya, pero el primero pasó el día anterior y de un día para otro el tema de Cataluña no ha dejado de ser el más importante, el desafío más importante que tiene España como estructura de Estado, nación, bla, bla, bla, bla. Y, sin embargo, eso entró a partir de las 12 de la noche, 5 minutos con mucha gente en la cama.

¿Sánchez se ha hecho el símil del púgil sonado que se abraza al contrario? Posiblemente sí. Hombre, a lo mejor es un poco exagerado pero, efectivamente, no está suelto en estas cosas porque, además, ayer era el que gobernaba y contra el que se iba. Ayer era al que había que ganar y contra el que se desplegaba toda la torpedería. Eso no te lo pone fácil.

Acusó a todos de mentir, él que casi es un profesional en eso, y utilizó varios argumentos, algún argumento lleno de falsedades como una supuesta carta, un supuesto documento, que era falso, de la Junta de Andalucía, de profesionales y funcionarios vetados por la Junta por no ser del PP, etcétera, etcétera. Eso era falso, un “fake”.

Bueno... Y quiso, además, meter a Vox como fuera porque lo curioso del debate de ayer es que los que no estaban en la tele son los que tienen el manojo de llaves. ¿Ustedes se acuerdan del manojo de llaves del sereno? Los más jóvenes seguramente no, pero los que peinamos alguna cada, alguna, nos acordamos de que, efectivamente, dabas unas palmas cuando te quedabas sin llave en casa y venía un señor, normalmente de Puebla de Sanabria, que con un abrigo muy largo y una gorra, no me equivoco, pues venía con un manojo de llaves, encontraba la tuya y te abría la puerta de tu casa. ¡Qué tiempos aquellos! Bueno, los que no estaban en la tele son los que tienen el manojo de llaves. Es decir, Voz, Esquerra, PNV, Bildu, etcétera, etcétera, etcétera.

Vídeo

 

¿Quién ganó ayer el debate? Mejoró Casado del primero, empeoró Rivera del primero y, oiga, Iglesias, que es el que pasaba por ahí, pues digamos que no salió perjudicado ni mucho menos porque puso pose de chico bueno, no le fue mal y, a lo mejor, incluso puede hacer recuperar algo del voto que se le ha ido al Partido Socialista. Ojo porque esa ósmosis, ese trasvase cambia muchas proporciones de las cosas si es que se da porque ya le digo que ni siquiera los expertos más expertos se ponen de acuerdo en decidir si un debate cambia o no cambia sentidos de votos.

Vamos a ver, Iglesias de asaltar el cielo a acosar en escraches a hacerse el modelado creo que no le fue mal. El chalet pesa mucho o un chalet cambia mucho la vida de una persona. A Rivera alguien le dijo que había sido, prácticamente toda la prensa, el vencedor del primer debate y digamos que eso le excitó un poco. Y vuelvo al símil del boxeo, tú has tenido a tu contrincante contra las cuerdas en el octavo asalto y sales en el noveno que te lo quieres comer, pero te sales tan desarbolado que, a lo mejor, no lo matas o no lo tumbas. Das golpes demasiado al aire con demasiada pasión. Quizás le pasó eso, una sobredosis de excitación, de sobreactuación, perdido tiempo ocupándose de Casado, porque el fuego cruzado entre Casado y Rivera beneficia a Sánchez también.

Casado, como les digo, estuvo mejor que el lunes, anduvo solvente en algunas cosas. Es una pena que no hayamos visto el cara a cara realmente importante entre los dos que pueden ser candidatos de verdad a la Presidencia del Gobierno, entre Casado y Sánchez. Sánchez, que es el que más arriesga en estas cosas, no quiso ni en broma, claro.

Más allá de que la esgrima dialéctica no sea propia de Sánchez, que a veces parece un ignorante con poder, el debate de ayer dejó, hombre, la imagen de un Casado manejando un aluvión de datos sin papeles, con lo cual demuestra, al menos, que buena memoria tiene, cosa que no le pasa por igual a Sánchez.

¿Esto ha fortalecido argumentos de los indecisos? ¿Ha hecho que algunos se inclinen por otra formación de la que pensaba votar en su momento? Posiblemente no, pero es bueno que conozcamos cómo se desenvuelven los candidatos en determinadas situaciones y cómo algunos argumentos esenciales, hombre, son abordados por quienes nos van a gobernar.

Vídeo

 

Cuidado porque de ayer si queda una conclusión es que la clase media, yo no sé si usted es de clase media, pero si es de clase media, que es la mayoría de los que ahora mismo me están escuchando, pueden ponerse a temblar por la política fiscal que ayer apuntaron Sánchez e Iglesias, que son los que tienen más posibilidad de gobernar. Cuidado porque ayer lo dejaron meridianamente claro: Les van a freír. Prepárense para ser fritos en aras de la justicia social que dicen los dos. Cuando empiezan a hablar de justicia fiscal, échese la mano al bolsillo.

Lo más