Herrera: "El Rey restableció la normalidad institucional en Cataluña después del golpe de Estado"

Felipe VI conmemora este miércoles sus cinco años como monarca imponiendo condecoraciones al Mérito Civil

Carlos Herrera

Carlos Herrera

'Herrera en COPE'

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 12:04

Audio

 

Señoras, señores, me alegro, ¡buenos días!

Es miércoles. Es 19 de junio del 2019. Es un día magnífico para escuchar este programa, yo no digo los demás, que cada uno se busque la vida, pero para escuchar este particularmente que está quedando precioso y que va a quedar precioso hasta la 1 en punto de la tarde. No sé si Su Majestad el Rey hoy nos está escuchando a las 8 de la mañana, otros días me consta que nos escucha a diferentes horas, pero si me estás escuchando aprovecho para felicitarle por los 5 años que lleva al frente de la institución de la monarquía en la Jefatura del Estado español. Cinco años que no han sido necesariamente fáciles. Hoy escribe un interesante artículo mi Mari Carmen Enríquez en 'Okdiario', que es buena conocedora de la Casa Real, y recuerda qué ha hecho Felipe VI durante estos 5 años, en qué condiciones toma la institución, la Corona, y en qué condiciones ahora mismo de aceptación popular está consiguiendo tenerla.

Vídeo

 

Lo primero que hizo fue, hombre, crear una serie de normas y de reglas para subsanar errores que se habían cometido y, además, puso en marcha una conducta íntegra. Íntegra y transparente. Redujo el círculo de la familia real, creo un código de conducta para todos los que estaban dentro de ellos, y una cosa que supo apreciar notablemente la población, que es la transparencia en las cuentas. La institución monárquica hoy es la institución más transparente de todas las que hay en España.

ESCUCHA AQUÍ EL EDITORIAL DE HERRERA

Luego, además, el 3 de octubre fue su gran día cuando otros se habían escondido y, a lo mejor, unos hubieran querido que siguiese escondido el Rey. El Rey cumplió con su trabajo, que fue restablecer la normalidad institucional en Cataluña después del golpe de Estado y, además, lo hizo sabiendo que eso tiene un coste, pero primó el sentido del deber. Y el coste es que, bueno, los que no le querían siguen sin quererle y algunos más se hayan apuntado a la fiesta. En cualquier caso, muchos menos de los que parecen.

Por supuesto, también se le pueden poner peros al trabajo de Felipe VI. A lo mejor falta comunicación, a lo mejor sobra un poco de protocolo, a lo mejor sobra un poco de distancia porque la cercanía aumenta notablemente el aprecio de aquellos que se conocen más, pero eso no empaña el trabajo realizado durante estos cinco años. Por eso, sí está desayunando ahora o está escuchándome, enhorabuena.

Luego yo les cuento otras cosas que pasan en España que tienen que ver mucho, claro, con los pactos, no pactos, sí pactos, pues no pactamos, sí pactamos... Se han encontrado y hemos sabido por una indiscreción, se han encontrado Pablo Iglesias y Pedro Sánchez para hablar de la investidura. Pablo Iglesias quiere, dice: “A mí me tocan tres o cuatro ministros en el Gobierno”. Y Pedro Sánchez se ha entablillado el dedo corazón, pero ya para tenerlo entablillado todo el día. Todo el día tieso y enseñándoselo, que es una forma sucinta, elegante de sugerir que no está por aceptar esa condición. Y en eso están.

Y mientras tanto, el PSOE está feliz frotándose las manos viendo como todo el mundo está presionando Albert Rivera por activa y por pasiva para que sea abstenga, para que sea un patriota, para que le deje gobernar, para que tal y que cual. ¡Es tremendo, eh! El Ibex, el no Ibex, periodistas de todos los ámbitos. Como les decía antes, citando el artículo de Cacho en 'Vozpopuli'. Oiga, todos le dicen lo que tiene que hacer: “Abstente pero, además, hazlo gratis total. Pero gratis". Dárselo por generosidad a uno que ni te lo ha pedido ni ha hecho un solo gesto para que tú te abstengas. Suelta por ahí a unos cuantos que vayan diciendo: “Hombre, deberían abstenerse porque nosotros somos los que hemos ganado las elecciones y hemos de formar el Gobierno. Deberían abstenerse y luego tú pactar con Podemos”. Hombre, al menos pídelo y ofrece algo a cambio.

Cuando uno pide una abstención tiene que ofrecer algo. Rajoy le ofreció a Sánchez entrar en el Gobierno. Y a Rivera también, eh. Y no quisieron. No quisieron. Desde luego, Sánchez no solo no quiso sino que, además, siguió hasta el final y eso le costó el cargo, por cierto, con el 'no es no', ¿qué parte del no no entienden?', etcétera, etcétera.

Además, lo curioso de este mecanismo es que ahora quieren hacer culpable a Rivera de todo lo malo que pueda hacer Pedro Sánchez después. ¿Y qué es eso todo lo malo que pueda hacer Pedro Sánchez después? Pues en función de los acuerdos a los que llegue, con quien ya tiene iniciadas las conversaciones, que es Podemos y Esquerra. 

¿Esquerra qué le pedirá? Pues usted imagíneselo. Los insultos, un nuevo estatuto, el concepto de la plurinacionalidad, todas estas cosas. Y de eso va a tener la culpa ahora Rivera. No Sánchez. Rivera por no haberse abstenido. Es decir, abstenerse para que luego este pacte con populistas y con independentistas. Hombre, mira, se puede ser tonto un rato, pero vamos, ¿ya tanto?

Por lo demás, atentos a lo que pase hoy en Navarra y a las negociaciones que continúan en la Comunidad de Madrid.

Mientras tanto, fíjense qué caso tan curiodo. Ayer mi buen amigo Jordi Basté entrevistaba en RAC1 Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona, que dio una muestra de sentimentalismo insufrible y cínico, marca de la casa, por otra parte. Estaba siendo entrevistada y dice: “¿Y qué es lo que más usted sintió el sábado cuando la insultaron, porque es verdad que la insultaron, la insultaron porque no colaboró con Ernest Maragall para que este fuera alcalde de Barcelona y aceptó los votos, con asco, pero los aceptó, de Valls y del PSC. Y cuando cruzó la plaza de San Jaime le dijeron de todo. Muy mal hecho, por otra parte. Es evidente. Y ella dice que es que se emociona mucho al pensar en sus hijos lo que me han llamado: “¡Qué fuerte! Me han llamado guarra, me han llamado de todo”. Ya, ya, ya.

¿Y no te acuerdas cuando a Inés Arrimadas, a Dolors Motserrat, a Cayetana Álvarez de Toledo le han dicho eso multiplicado por 20? Porque tu solidaridad con ellas no ha existido, eh. Y no se acuerda de eso con todos los escraches que ha montado y a todos los que ha llamado criminales, por ejemplo, a profesionales de la banca, criminales les ha llamado ella. O sea, lo que le duele a Colau es que se lo hagan a ella . Y lo primero que hace es poner un lazo amarillo en el balcón del Ayuntamiento. Pues ya ves que ni siquiera poniendo un lazo amarillo en el balcón del Ayuntamiento te hacen perdonar las cosas porque estos son así. Y los de Colau se han dedicado también a escrachear o a avasallar o a insultar a mucha gente durante mucho tiempo, así que menos lágrimas de cocodrilo y a otro con ese cuento.

Lo más