Herrera: "El cambio del Supremo alimenta a los populistas ahora que empieza el juicio contra los golpistas"

No te pierdas la actualidad de este miércoles en el que los demócratas frenan a Trump en las Legislativas de EE.UU.

Carlos Herrera

Carlos Herrera

'Herrera en COPE'

Tiempo de lectura: 5' Actualizado 11:25

 

Señoras, señores, me alegro, ¡buenos días!

Ya ve, son las 8 de la mañana. ¿Está usted en algún atasco? ¿Está usted ya trabajando? ¿Está usted buscando trabajo? ¿Está usted en la calle dando una vuelta? ¿Está asomado al balcón? ¿Está viendo el tiempo que hace, que es bastante inestable en buena parte de España, desde luego de la Península? En Baleares y Canarias hay sol. Las temperaturas sin cambios. Hay una borrasca por ahí jorobando, que es la borrasca Beatriz, está dejando lluvia, bueno, lo que viene... Esto es bueno para la aceituna, por ejemplo. La aceituna, el último engorde de la aceituna, necesitaba de este agua, esta humedad y esto va a ir bien. Va a ser una buena cosecha, me imagino. Me imagino. No sé. A lo mejor resulta que mis amigos de Almazaras me dicen que no tanto.

ESCUCHA AQUÍ EL EDITORIAL DE HERRERA DE ESTE MIÉRCOLES

Bueno, se han cumplido los pronósticos en Estados Unidos: los republicanos se quedan el Senado y los demócratas ganan en la Cámara de Representantes. Esto quiere decir que la actividad legislativa va a ser más difícil. Para Trump se le ponen un poquito más complicada las cosas, se abrirán comisiones de investigación, el “impeachment”... Ni siquiera los más anti-Trump del mundo crean que va a ser tan fácil, eh, sobre todo con el Senado en manos de los republicanos.

Y donde no se han cumplido los pronósticos ha sido la decisión del Tribunal Supremo, como les venimos contando esta mañana, en esa decisión final acerca, asentando seguridad jurídica, que es imprescindible para que el país funcione, sobre el caso de las hipotecas y los gastos de los impuestos de las hipotecas. Saben ustedes que en principio dijeron en la sección segunda de la Sala Tercera que lo pague el cliente, luego dijeron, hace unos cuantos días, que lo pague la banca. La banca se dio un guarrazo en la bolsa impresionante, empezaron a temblar algunos juzgados pensando el aluvión de trabajo que les iba a venir de reclamaciones y, entonces, se convoca en la Sala, la Sala Tercera al completo, en un Pleno, y empiezan a discutir los magistrados. Y todos creíamos que iban a decir que lo pague la banca, pero a partir de ahora, sin efectos retroactivos. Bueno, pues no, han dicho que lo pague el cliente.

Esto... Vamos a ver, es una invitación... Desde luego, es un alimento para todo el populismo habido y por haber. Pero, desde luego, al no haber sido una decisión unitaria, haber estado dividida entre 15 para un lado y 13 para el otro, transmite una imagen fracturada del Supremo y, luego, además, dando ciertos bandazos en función de criterios que, o bien fue frívolo uno, o bien ha sido frívolo el otro, o no ha sido demasiado pensado, etcétera, etcétera, etcétera. No es bueno ese deterioro. No viene bien, sobre todo habida cuenta que en el Supremo ahora empieza un juicio muy importante contra los independentistas, golpistas catalanes.

¿Qué es lo que ha dicho el Supremo? El impuesto por la compra de un bien lo tiene que pagar el que los adquiere, no el que lo vende bien, no el que financia el bien tampoco. Y con esta sentencia... Bueno, aquí lo que hace realmente el Supremo es pasarle la pelota al Gobierno. Es decir, oiga, si ustedes quieren que lo pague la banca, y dicen ustedes que están con la gente, y que nosotros y la gente, la gente, la gente, muy bien. Cambien ustedes ahora la ley hipotecaria o la ley de contratos crediticios inmobiliarios y decida ustedes, que lo pueden hacer, legislen. Y decidan que lo haga la banca siempre. Pero que lo decida el Gobierno, no que lo decida el Supremo.

Y aquí es evidente que la banca respira porque lo contrario hubiera sido una inestabilidad para los balances de la banca muy importante. Pero, sobre todo, quien respira son las comunidades autónomas. Oiga, mire, esto de este impuesto, que es uno de los muchos impuestos que se pagan cuando una persona adquiere una propiedad, una vivienda, un local, lo que adquiera, pagará una cantidad de impuestos entre los municipales, los autonómicos, los de la Hacienda General, que resultan un auténtico expolio.

Bueno, muy bien, que se suprima ese impuesto. Queremos estar con la gente, pues vamos a estar con la gente. Suprima el Gobierno... No puedo porque si suprimo no tengo dinero para pagar a los niños que no tienen para comer, no tiene la suerte de ser de Venezuela, que comen tres veces al día como dice este ignorante, este ignorante o ese trincón del dinero de Maduro que se llama Íñigo Errejón. No, pues no. No puedo quitar el impuesto.

 

Bueno, pues vamos a ver quién lo paga. Que lo decida el Gobierno. Ya veremos. Aquí, ya les digo, la gran beneficiada es la hacienda autonómica que no va a tener que devolver un platal, un platal, a los clientes y luego cobrárselo a los bancos. Deja las cosas como estaban, pero lo que no queda como estaba es el Supremo, entre otras cosas porque este tipo de trabajos o este tipo de acciones dubitativas, me permiten ustedes, invita a todo el nacional populismo a pensar que, efectivamente, los poderes facticos, entre ellos se entienden: la banca, esos señores tan malos presionan a los jueces que se dejan intimidar por... Etcétera, etcétera.

Vamos a hacer un escrache al Tribunal Supremo. Bueno, pues si aprovechan, aprovechan en estas cosas, es una decisión todo lo cuestionable que queramos, aunque técnicamente quizás no lo sea tan cuestionable, pero no es unitario.

Además, miren, el presidente de esa sala votó el último, deshizo un posible empate que había, eso transmite una sensación muy dividida de una sala, de un tribunal, significa una marcha atrás... Bueno, en fin... Yo creo que lo que estarán deseando es que pase cuanto antes el tiempo y algunos se olviden. Algunos le va a costar olvidar porque había gente que se había hecho la ilusión en función de lo que había dicho la sección segunda de que iba a recuperar 200 o 3000 euritos que, seguramente, le iban a ir muy bien.

Pero bueno, esto quien lo tiene que arreglar es el legislador. Y, seguramente, el legislador en este sentido no va a tener muchos problemas en el Parlamento para sacar adelante esto porque hasta, incluso la oposición, PP y CS, con matices, pero podrían estar de acuerdo. Se pone una ley y se dice: A partir de ahora lo paga el banco. El banco, tampoco se engañen, eh, el cliente seguirá pagando según esta sentencia pero es que, aunque hubiera sido otra, también lo pagaría. No de forma directa pero sí de forma indirecta. Iba a pagar exactamente igual de otra manera.

Es una noticia de tribunales que da para mucho esta mañana pero no es la única porque también, saben ustedes, hay un fallo polémico que protagoniza el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, que ahora dice que Arnaldo Otegui no tuvo un juicio imparcial en el caso Beteragune. Entonces en Estrasburgo se ha acabado el papel de fumar. No queda. Vaya usted a los estancos. No queda ni una hoja de papel de fumar porque la están utilizando para cogérsela todos.

Todos los miembros de este tribunal que ya no tiene a esa escrecencia jurídica que es Luis López Guerra, el que tantos regalitos le ha hecho a través de la Doctrina Parot y su abolición al fascinante mundo de ETA. Pero bueno, no les queda. ¿Por qué? Porque dicen, vamos a ver, cuando juzgaron a este señor por reconstruir la Mesa Nacional de la ilegalizada Batasuna etcétera, etcétera, quien presidía ese tribunal era una magistrada que, en su día, ya le había juzgado por otra cosa y dijo una frase, cuando le preguntó: “¿Condena usted el terrorismo de ETA?” Y el otro dijo... El otro salió por peteneras, y la magistrada, Ángela Morillo, dijo: “Ya me tenía yo que no me iba a contestar”.

Simplemente por esa frase dicha antes de este juicio. Bueno, vamos a ponernos extraordinariamente exquisitos. Venga, de acuerdo, no tuvo que decir esa frase. Vamos a gastarnos papel de fumar, pero quede claro una cosa, Estrasburgo no ha entrado en el fondo de la sentencia ni dice que la sentencia sea injusta. Y Arnaldo Otegui sabe, aunque quiera utilizar maniobras de distracción, que los hechos probados son ciertos. Y que se puede presentar como Mandela, como una víctima, que es lo que la extrema izquierda populista, esta de comunistas bolivarianos y todos los independentistas van a pretender. Y, seguramente, o parle para ver si es candidato a ser lendakari en el 2020, etcétera, etcétera, que a lo mejor pueda serlo, pero que ha sido un terrorista. Vamos, eso no se lo quita nadie. Y que, efectivamente, los hechos están probados. Eso tampoco se lo quita nadie. Y que quería reconstruir una de las patas de ETA, eso tampoco se lo quita nadie, diga lo que diga los del papel de fumar.

Lo más