'Herrera en COPE'

"¿Debería haber contado hasta diez Rubiales y mantener a Lopetegui aunque solo fuera por el bien del grupo?"

 

Tiempo de lectura: 5' Actualizado 11:53

Son las 08:00, las 07:00 en Canarias:

¿Qué tal? Buenos días. Saludos de Sergio Barbosa en nombre de toda la gente que hace posible 'Herrera en COPE' en este lunes 2 de julio. Está el jefe Carlos Herrera pensando ya en la vuelta a la radio una vez queme sus ropajes de peregrino. Una vez concluida su experiencia por el Camino de Santiago que ha sido resumida en Diario de un peregrino, un diario que ha tenido un éxito importante de audiencia en cope.es. Es coger este hombre el palo de selfie y ponerse a caminar y, oye, la gente se vuelve loca, eh. Tiene un montón de followers.

Lo que ya va a tener poca audiencia, me temo yo, es el Mundial de Rusia. Por lo menos, a lo que respecta a España. Vaya petardazo bueno hemos pegado con una parte del cuadro que nos indicaba el camino a la final, pero con luces de neón. Lo teníamos facilísimo. Íbamos por la parte fácil. Todos los complicados habían ido al otro lado. Nunca lo volveremos a tener tan fácil para llegar a una final empezando por un rival como Rusia. Está en el puesto 70 del ranking FIFA.

Ayer Vladimir Putin, que se las sabe todas, dijo: “Yo no voy al palco porque lo normal es que perdamos con España, entonces mi halo de tío súper potente, macho alfa, pues se ve reducido a la derrota. Así que me voy a quedar en casa". Pues fíjate tú, ni Putin se lo esperaba, y al final nos metieron mano. Una mano tonta, precisamente de Piqué, provocó un penalti que igualó el gol inicial de Ramos. Y luego, el aburrimiento total. El “gilitaca”, como dicen algunos. Con más de 1.000 pases estériles. Con un equipo que ha olvidado generar ocasiones de gol y que ha llegado tieso físicamente.

ESCUCHA AQUÍ EL ANÁLISIS DE BARBOSA DE ESTE LUNES 2 DE JULIO

Y hoy la pregunta es: ¿Debería haber contado hasta diez el presidente de la Federación, Luis Rubiales, y mantener a Lopetegui aunque solo fuera por el bien del grupo? Aquí hay dos versiones: Unos siguen pensando que lo de Lopetegui tampoco fue para tanto. Un profesional que comunica a otros profesionales que ha llegado a un acuerdo para dirigir a un club cuando acabe el proyecto del Mundial. Pero otros siguen pensando que fue una deslealtad, que se merecía cortarle la cabeza. 

Coque, qué falló el primero de los penaltis, cree que Hierro ha hecho lo que ha podido, pero que el grupo se quedó sin líder. Nunca sabremos si Lopetegui habría buscado variaciones tácticas más allá del cambio de hombre por hombre que hizo ayer Hierro. Ni sabremos si el psicólogo que dejó la concentración con Lopetegui habría sacado a De Gea de su empanada mental. La estadística dice que de todos los porteros que han jugado al menos tres partidos en un Mundial, es el peor que ha pasado por un campeonato del mundo desde 1966. En todo caso,Rubiales no se arrepiente de las decisiones tomadas.

Más allá del fútbol, el que sí se ha arrepentido de aceptar el encargo es Andrés Gil. El periodista que sonaba para presidir Radio Televisión Española ha renunciado esta noche a pocas horas de que termine el plazo para que los partidos presenten candidatos al Consejo del ente público. Dice Gil que visto lo visto, su figura no cuenta con el apoyo parlamentario necesario. Ya contábamos el viernes que Gil provocaría polémica al ser un periodista, vamos a decir, muy del gusto de Pablo Iglesias, quien adelantó el acuerdo alcanzado con Pedro Sánchez, no sabemos si para garantizarse que el presidente no diera marcha atrás por aquello de marcar terreno.

El caso es que el PNV ha puesto pies en pared. Una cosa es llevarse bien con el PSOE y otra, como partido conservador, aceptar que la izquierda populista maneje los medios públicos en una fase interina hasta que se nombre el Consejo definitivo. Pablo Echenique, el podemita, Pablo Echenique pide que a partir de ahora no se filtren más nombres por lo que pueda pasar.

Están nerviosos, no. Nerviosismos algunos que llevan unos cuantos días borrando miles de tweets, no vaya a ser que el proselitismo de los últimos años les dejé fuera de la carrera por presidir Radio Televisión Española. Si quieren ustedes saber qué periodista de tendencia, vamos a decir, izquierdista suena o le han llamado o cree que le pueden llamar, solo tiene que ver a quienes están borrando los tweets en los últimos días. Está el tema político como para no fijarse en Televisión Española justo cuando lleva el gobierno de Pedro Sánchez un mes en Moncloa y con una encuesta de 'La Razón' que dice que el PSOE ganaría las elecciones empatando en escaños con el PP. Los socialistas lograrían, según esa encuesta, el 26,3% de los votos y podrían gobernar con Podemos y los nacionalistas. El PP solo podría evitarlo pactando con ciudadanos y el PNV, que vienen a ser el agua y el aceite. Así que se pueden ustedes imaginar la importancia que tiene que el Partido Popular encuentre candidato para que aquí, pues haya un poco de disputa política en este país entre eso que es la izquierda y el centro derecha.

Precisamente, esta semana es en la que se va a votar a los candidatos. Van a quedar dos candidatos por mor de lo que decida la militancia. Tenemos, por ejemplo, a Pablo Casado que ha estado en Barcelona insistiendo en la necesidad de plantar cara a los soberanistas; María Dolores de Cospedal diciendo en Portugalete que el PP no puede ser copia de nadie; mientras García Margallo repite que Soraya Sáenz de Santamaría no puede ser la solución porque su recetas de gobierno son las que nos han llevado adonde está el PP y la política española. En todo caso, la antigua vicepresidenta tiraba de retranca en un vídeo de esos que se llevan ahora para mostrar el día a día de un candidato.

Vamos a ver qué pasa con Pedro Sánchez. Entretanto, Barcelona se dispone a acoger a los 60 inmigrantes que desembarcarán entre el martes y el miércoles procedentes del barco de la ONG Open Arms. El barco ha recibido el permiso del Gobierno para atracar en territorio español, aunque no se les ofrecerá un permiso de residencia temporal como a los pasajeros del Aquarius. El teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Asens, dice que no entiende la diversidad de criterios que aplica el Gobierno de Sánchez en esta cuestión. El Aquarius sí era recibido y recibía permiso de residencia, el Lifeline no, y este barco sí pero sin permisos. Vamos, un lio.

Por cierto, hablando de inmigración, el Gobierno de Angela Merkel está en el aire, aunque menos que hace unas horas. El ministro del Interior y líder de los conservadores bávaros ha dejado en suspenso su posible dimisión a la espera de lo que puede hacer Merkel en las próximas horas en una reunión que se va a celebrar esta mañana. Seehofer había amagado con dimitir, lo que podría provocar una crisis sin precedentes en el gobierno de Alemania y, por extensión, en la política europea. Y todo porque a los socios de Merkel no les convence el acuerdo de inmigración conseguido en Bruselas a pesar de que Pedro Sánchez le garantizó a Merkel que España se quedaría con los inmigrantes que tiene Alemania pero que pasaron por territorio español. Pues ni por esas en Alemania se dan por satisfechos, así que se pueden imaginar cómo está también la cuestión migratoria.

Lo más