COPE

Audio

Barbosa: "El Gobierno español va de Quijote verde oponiéndose al plan nuclear de Francia y Alemania"

Tiempo de lectura: 7Actualizado 09:21

"¿Qué tal, buenos días? 2022 ya, ¿eh? Me acuerdo cuando estábamos a finales de los 90 y estábamos todos asustadicos perdidos, porque nos decían que ojo con el efecto 2000 que se iban a volver locos los ordenadores y no íbamos a poder jugar al PC Fútbol. Bueno, no veas tú el sufrimiento que yo tenía.

[ESCUCHA AQUÍ EL MONÓLOGO DE SERGIO BARBOSA DEL 3 DE ENERO DE 2022]

Pero, bueno, también decían que en 2020 o 2030 los coches iban a volar y todo iba a ser una fiesta futurista. Y miren, ni se volvieron locos los ordenadores el 1 de enero de 2000 ni los coches vuelan, por lo menos, de momento. Es decir, por lo que se está viendo, lo de Blade Runner va para largo, porque aquí los coches no tienen pinta ni de volar ni de ir con hidrógeno, por lo menos, en una temporada larga.

alt de la foto


Tanto es así, que Alemania y Francia han echado cuentas y, como son las que mandan, le han dicho a la Comisión Europea: 'vete preparando un borrador, en el que propongas que la nuclear y el gas sean consideradas energías verdes, pero verde-verde, verde esperanza hasta 2045 la nuclear y hasta 2035, el gas. De manera, que ante los vaivenes que está dando el mercado energético internacional con Rusia tocando las narices con el gas, a cuenta de Ucrania, con Argelia tocando las narices a cuenta de Marruecos... Pues Francia va a seguir usando y creando centrales nucleares de última generación para garantizar su suministro eléctrico, y además hacer negocio vendiendo luz a los pardillos que no sean capaz de generarla y no quiero señalar...

Y Alemania, que es más tiquismiquis con la nuclear porque tiene mucho ecologista militante, por lo menos se garantiza tener la gatera del gas -que no es como el carbón-, pero sí emite más gases contaminantes a la atmósfera que la nuclear.

Que ya sabemos que la nuclear tiene el problema de los residuos, pero aquí parece que se ha llegado al consenso de que, en lo que llegamos al "paraíso verde", la travesía por el desierto es tan grande que no podemos prescindir de las fuentes que nos dan enegía ahora mismo. Hasta el punto de que, si sale adelante el proyecto de la Comisión Europea, los famosos fondos europeos se van a poder destinar a la creación de esas nuevas centrales nucleares y de gas, de última generación. Cosa que para los ecologistas y para el gobierno de España es pura herejía.