COPE

Audio

Del Val, a los jefes de prensa de los grupos del Congreso: "Que poca vergüenza pedir que vuelva la censura"

Tiempo de lectura: 2Actualizado 10:07

Luis del Val pone el foco de la imagen del día de "Herrera en COPE" en la pretensión de algunos grupos políticos de vetar la presencia de periodistas a sus ruedas de prensa:

"Es pintoresco que los jefes de Prensa de los grupos Parlamentarios aboguen por el fin de la libertad de Prensa.Pintoresco, pero no inusual. Josef Mengele era un medico alemán, se afilió a las SS en 1938 y, en lugar de emplear sus conocimientos médicos en aliviar el dolor y salvar la vida de sus compatriotas que resultaban heridos en el frente, se dedicó a torturar a seres vivos y experimentar con ellos en los campos de concentración. Como eran judíos, no pasaba nada. Los periodistas-mengeles del Congreso, los jefes de Prensa, actúan con parecida coherencia y solicitan que no se deje entrar a los periodistas que trabajen en medios de comunicación no afines con sus partidos. Como suponen que son de derechas, es decir, según ellos fascistas, pues les parecen lo mismo que a Mengele le parecían los judíos que seleccionaba para que fueran a la cámara de gas.

Naturalmente no se trata de la muerte física, sino de la civil, envuelta en retórica de que “no están a la altura del decoro de la Cámara”. Cuando los jefes de Prensa se refieren al decoro de la Cámara, me imagino que se están refiriendo a la exquisita ironía de parlamentarios como Rufián, ese estilo ciceroniano que conduce a las cimas de la oratoria, esa finura intelectual que es sólo una abertura donde se asoman sus grandes dotes de ensayista y pensador. Desde luego, estoy convencido de que ningún periodista ha alcanzado esas cotas de decoro que han logrado los rufianes que se sientan en el hemiciclo. Y es que empiezas desenterrando a Franco y, ya, desentierras la censura, ese gran avance en el camino hacia la dictadura, esta vez la del proletariado.

Me parece que los periodistas-mengeles, obedeciendo pastueñamente a sus jefes, no les han advertido de que, mucho más eficaz que ponerle una mordaza al periodista de un medio, es ponerle la mordaza al medio y cerrarlo. Con no dejar entrar al periodista de ABC o de la COPE, o de otro medio, no consiguen nada, porque habrá otras voces y otras plumas críticas. La solución es cerrar el ABC y la COPE, y muerto el perro se acabó la rabia. Pero, claro, les queda todavía algo de pudor, un raro resquicio de vergüenza, porque hay que tener muy poca vergüenza, y una deontología profesional miserable, para pedir que vuelva la censura".

También te interesa

Luis del Val: "¡Qué difícil debe ser tener hijos en Cataluña, sin ser un sectario del totalitarismo!"






Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo