Audio

"Cataluña, un chollo este fin de semana para el turismo que goza con una cerilla y un contenedor"

 

Luis del Val

Colaborador

Tiempo de lectura: 2Actualizado10:43

Es una lástima que el aeropuerto del Prat tenga que suspender tantos vuelos diarios, porque este fin de semana Barcelona podría haber sido el destino turístico de miles de jóvenes europeos, con una oferta tan tentadora como barata. Entrada gratis, botellines de cerveza de bajo costo, con la ventaja de poder lanzar el vidrio contra los policías; adoquines y tuercas gratis, neumáticos cedidos generosamente por la asociación de amigos de los incendios; impunidad total, y servicios sanitarios y ambulatorios pagados por los contribuyentes españoles. Un auténtico chollo.

A ver qué gamberro inglés, alemán, neerlandés o sueco no va a caer en la tentación de irse a Barcelona a pasar un fin de semana, que ríete tío del balconing o del botellón de los veranos. Aquí el balconing es llamar hija de puta a la vecina que se asoma a protestar, y el botellón consiste en vaciar la botella y lanzarla contra la policía. Una oferta irresistible. De esa manera el turismo que se pierde en los cruceros, que ya no atracan en Barcelona, o la ausencia de los viajes del Imserso -porque a los jubilados no les tientan demasiado estas fiestas- se podría reemplazar por este turismo alegre y juvenil, que gozan como un Torra con una cerilla y un contenedor.

Pero, claro, como han sitiado el aeropuerto, y entrar y salir de allí es mucho más complicado que entrar y salir de la cárcel de Lledoners, se ha perdido una gran oportunidad para atraer a ese turismo que podría reemplazar al que ahora mismo está huyendo.

Menos mal que estas situaciones extremas siempre traen algún beneficio y, uno de ellos es que los personajes públicos dan la talla, y eso nos permite admirarles más. Por ejemplo, ahí tienes a esa gran alcaldesa, la señora Colau, que con maternal cuidado ha prohibido que la Policía Local colabore con los los mozos o la Policía Nacional, no vayan a hacerse pupa y, también, se ha fijado en un detalle que a cualquiera de nosotros, con mucho menor peso intelectual que ella, se nos habría pasado inadvertido. La señora Colau, ante el tráfico cortado, los vehículos y contenedores incendiándose, y una ciudad colapsadla, ha solicitado a los gamberros, que, por favor, no vayan con velas a las manifestaciones, porque la  era se cae al suelo, y luego es muy difícil de quitar. Ahí tienes a los demás políticos debatiendo frivolidades y la señora Colau yendo al meollo del asunto y suplicando que no lleven velas a las concentraciones. Ya sabía yo que el talento no se puede ocultar. 

Claro que la gran alcaldesa no está sola. La Diputación Provincial de Barcelona, presidida por los socialistas, ha aprobado una moción donde rechaza la sentencia y pide la amnistía para los sediciosos. Y tranquilos, los socialista votaron en contra, pero siguen presidiendo. Y, además, tenemos a Pedro Sánchez que nos prometió firmeza. Cuentan que levanta los vasos de agua o las tazas sin un temblor. El ministro de Interior, ante lo que se avecina, rechaza enviar más policías. Este fin de semana en Barcelona va a ser de mucho ahorro para las personas sensatas. Ni tascas abiertas, ni restaurantes, ni espectáculos, ni comercios, ni transporte. Gasto cero. Siempre podrán entretenerse viendo TV3, ese ejemplo de imparcialidad que no intoxica, como nos acusan a los demás.

Etiquetas