Boletín

El drama que oculta el Gobierno: la asesora de Podemos y otras madres secuestradoras

Javier Negre dedica su Informe Negre de esta semana a María Sevilla, la asesora de Podemos detenida por secuestrar a sus hijos.

Audio

 

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 13:09

Esta semana, Negre dedica su Informe a la terrible historia de María Sevilla, la asesora de Podemos que fue detenida hace diez días por haber tenido secuestrado a su hijo para que su padre no pudiese verle y a ese problema que tratan de silenciar que cada vez hay más mujeres que secuestran a sus hijos. El niño de Sevilla fue encontrado encerrado en una finca en una pedanía de Cuenca, después de veinte meses en paradero desconocido y saltándose el mandato judicial de que el niño tenía que estar con su progenitor. 

El niño fue encontrado como si fuese un animal, sin escolarizar y con dificultades para hablar y escribir a pesar de sus 11 años de edad. El niño olisqueó a los agentes a los que recibió con una terrible frase que nos habla del grado de manipulación a la que le sometió su madre: “Papá es el diablo”. Fue hallado junto a su hermana pequeña, que es fruto de otra relación de María Sevilla.

La progenitora sólo dejaba salir a los niños veinte minutos al día. Tenía miedo de que la Policía o los Servicios Sociales la encontrasen. Sevilla había perdido la custodia de su hijo mayor por sentencia firme, pero se negó a entregarlo a su padre Rafael Marcos y se dio a la fuga con él y con su nueva pareja, moviéndose por diversas ubicaciones de Andalucía, Levante y País Vasco hasta que hace tres meses acabaron en una finca de Villar de Cañas, una pedanía cercana a la localidad conquense de Tarancón, según pudieron averiguar agentes de la Policía Nacional.

La mujer ha sido puesta en libertad con cargos incomprensiblemente y no le han retirado la custodia de su otra hija a la que tenía en unas condiciones deplorables. Le hemos preguntado a su ex pareja qué hubiese pasado si él hubiese secuestrado a su hijo.

Desde Podemos insisten en negar cualquier vínculo con ella, algo normal que califique de ‘fake news’ toda aquella noticia que le afecta. Esta mujer ha asesorado a Podemos en materia de protección infantil a la hora de presentar iniciativas en el Congreso. Ha sido muy cercana de la diputada Ione Belarra y hay pruebas gráficas de ello. Podemos la convirtió en una heroína de la lucha en favor de la protección infantil e incluso Sevilla firmó un convenio de colaboración con Podemos para realizar un estudio sobre abusos sexuales en la población infantil andaluza. Un trabajo que presentaría el 5 de diciembre de 2016. 

Este convenio que firmó con Podemos le ayudó a esta mujer para mantener alejado a su hijo de su padre, puesto que le permitió a Sevilla trasladar su residencia a Jaén, rompiendo el acuerdo de convivencia aprobado por el juez con la excusa de su relación profesional con el partido de Iglesias. En Jaén esta mujer ni siquiera llevó al colegio a su hijo y nadie en el centro ni en la inspección de Educación de la Junta de Andalucía puso el grito en el cielo. Es más los médicos de la Junta de Susana Díaz hasta falsearon un informe psicológico que teóricamente le hicieron al niño diciendo que estaba muy feliz en el colegio a pesar que ni iba. 

La propia Sevilla aportó el documento del convenio firmado en el año 2017 en el pleito en el que perdió la custodia de su hijo con el objeto de acreditar que su asociación sí hacía labores reales en favor de los menores y no era una plataforma únicamente creada para respaldar sus acusaciones a su ex marido. El juez no la creyó y le dio la custodia a él, mientras Podemos sí lo hizo e incluso la llevó a la Asamblea de Madrid, al Senado y al Congreso donde pudo comparecer.

Sevilla, además, denunció falsamente a su ex marido. Ella constituyó la asociación Infancia Libre tras acusar falsamente a su ex marido de abusar sexualmente del hijo de ambos con la intención de que influyera en su contencioso. Lo intentó hasta en tres ocasiones, pero fue desestimado por el juez. Y no fue condenada por denuncia falsa. El hombre no tenía recursos económicos y prefirió gastarse todo su dinero en el cuidado de su hijo. Otros padres que han sido víctimas de denuncias falsas por parte de sus mujeres para quedarse con sus hijos también suelen optar por el mismo camino.

Si denunciasen o los jueces decidiesen investigar estas denuncias falsas de oficio ya te digo yo que subiría ese porcentaje de denuncias falsas que la Fiscalía General del Estado situó en 0,01% porque no hay que olvidar que denuncias  matizar que el porcentaje de la denuncias que se juzgan porque claro de las 166.000 denuncias por violencia de género presentadas contra hombres en 2017 sólo acabaron en condena 33.000

Desgraciadamente, este caso no es único en España. Según una investigación publicada en el suplemento Crónica de El Mundo, de los 320 secuestros parentales documentado en 2018, el 73%, es decir, 233 fueron a manos de mujeres. Es curioso que este dato es omitido por el Ministerio de Justicia que da la cifra global pero no distingue entre hombres y mujeres. Es decir, está ocultando una realidad como hace el Ministerio de Sanidad cuando no da los datos de las madres que matan a sus hijos. Incluso han surgido asociaciones que las asesoran a cómo secuestrar a sus hijos.  Lo primero que les dicen a estas mujeres es que denuncien falsamente a sus parejas para que un juez les impida ver a sus hijos de forma provisional, ganar tiempo y escapar, sobre todo, fuera de España.  

Lo más