Santi González: “Siempre he pensado que la manera de expresarse los jueces es la redacción de sus sentencias"

El tertuliano habla de las decisiones de Estrasburgo con Otegi y el Supremo con las hipotecas 

 

Colaborador

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 09:10

Siempre he pensado que la manera natural de expresarse los jueces es la redacción de sus sentencias. De ahí que no me parezcan procedentes las entrevistas en los medios ni los espontaneísmos en sala durante el ejercicio de su jurisdicción. De ahí que aquel comentario de la juez Ángela Murillo a Arnaldo Otegi durante el proceso que se le seguía por enaltecer al terrorista Sagarduy. El Tribunal Supremo corrigió aquello y ordenó la repetición del juicio con otro tribunal. Pero Otegi volvió a recusar a Murillo cuando tocó a esta juzgarlo por el caso Bateragune y aquí es donde  el Tribunal de Estrasburgo ha fallado que Ángela Murillo no tuvo la apariencia de imparcialidad que cabía esperar.

No. No entra en el fondo del asunto, no acuerda indemnización alguna para Otegi ni para sus compañeros de banquillo, ni toca la inhabilitación que pesa sobre el abertzale hasta el año 21, aunque le permite recurrir la condena.

Por si esto fuera poco, el Tribunal Supremo se ha rectificado a sí mismo sobre la rectificación que había hecho de sí mismo unos meses antes sobre el impuesto a las hipotecas. Un giro de 360º en pocos meses para volver a dejar las cosas como estaban. Serán los clientes quienes pagarán los impuestos también en primera instancia. La sentencia ha dado un respiro a los bancos, a las haciendas autonómicas, que tendrían que devolver los impuestos y también  al Gobierno que va a poder ahorrarse un gasto disparatado mientras hace ejercicio de virtud aparentando indignación junto a su socio el de Galapagar.

Uno comprende y hasta comparte los sentimientos que expresa la juez Ángela Murillo, pero la recomendaría que se trabajase menos la verbalidad y más los malos pensamientos.

Lo más