Santi González: "Sánchez permite hacer cábala de que Felipe VI comparte su idea de quitarle la inviolabilidad"

Una propuesta que su propio partido desautoriza 

 

Colaborador

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 08:47

Analiza Santi González en 'Herrera en COPE' varios de los temas que están a la orden del día y de los que traerán cola. Hoy, víspera del aniversario de aquel día en que los españoles votamos en referéndum la Constitución que nos ha hecho posible la etapa más larga en paz, convivencia y libertades que hayamos tenido en nuestra historia. Es un día que nos ofrece tres reflexiones: la primera, sobre el dislate del doctor Fraude que planteó la conveniencia de reformar la Carta Magna para quitarle la inviolabilidad al Rey y se permite hacer una cábala sobre la seguridad de que Felipe VI comparte este criterio suyo. La cábala es en sí misma un dislate y quiere sugerir una conversación inexistente sobre el particular con el Monarca. La prueba de su estupidez y su inoportunidad es que fue desautorizada por el número 3 del Gobierno, José Luis Ábalos, que no es precisamente una lumbrera, pero si se le compara…

El segundo es esa improbable ministra de Justicia que califica de anticonstitucional a Vox pero considera plenamente constitucionales a los socios del Gobierno SánchezBildu, Podemos, PdeCat y ERC. Y por añadidura el PNV, claro.

El tercer asunto son rlas manifestaciones que ayer volvieron a las calles de las ciudades andaluzas para hacer frente al fascismo, tal como pedía el marqués de Galapagar. Gritaban “Sin piernas, sin brazos, los fachas a pedazos”. Eran muchos como para ignorarlos. Eran muy jóvenes como para no temer por la idea del futuro que alimentan cabezas tan tiernas. Resumen de los hechos: Un partido legal, inscrito adecuadamente en el Registro del Ministerio del Interior, concurre a unas elecciones convocadas en tiempo y forma y obtiene 12 escaños en el Parlamento andaluz. Lo han votado 396.000 ciudadanos andaluces a los que Podemos y sus excrecencias juveniles quieren privar de su representación legítima. Hoy hay una batalla fundamental por la democracia: defender el derecho de Vox a representar en las instituciones a casi 400.000 ciudadanos y el derecho de esos ciudadanos a elegir a sus representantes. Anda, Arcadi, mójate que te lo pongo fácil.

Lo más