Santi González: "Para la justicia alemana, en el 23-F tampoco hubiera habido violencia"

A Llarena sólo le queda la entrega bajo la limitación de juzgar a Puigdemont solo por malversación, ampliar la euroorden para incluir el delito de sedición o retirarla

 

Colaborador

COPE.ES

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 09:03

 La decisión del tribunal de Schleswig-Holstein de poner en libertad a Puigdemont al no apreciarle el delito de rebelión que le imputa la instrucción del Tribunal Supremo ha acaparado la atención de Santi González en su opinión de este viernes en 'Herrera en COPE'. Para el contertulio, "llama la atención que un tribunal regional alemán pueda enmendar la plana a la instrucción del Tribunal Supremo español" y cree que es "el principio del fin de la UE puesto que hay una falta de concordancia judicial entre países soberanos".

Según esta decisión de la justicia alemana, el intento de golpe de Estado del 23-F tampoco habría podido suponer un delitio de rebelión: "La violencia capaz de doblegar la voluntad requeriría que el golpe de estado triunfase para que el juez alemán apreciara la existencia de violencia y entonces la cosa no tendría remedio. Dicho de otra manera: Ese juez tampoco vería violencia en el golpe de Estado de Tejero. En ningún momento los asaltantes del Congreso fueron capaces de doblegar la voluntad del Gobierno y el poder legislativo, secuestrados por los golpistas".

Para Santi González, ahora a la Justicia española sólo le quedan tres opciones: aceptar la entrega bajo la limitación de juzgarlo solo por malversación, ampliar la euroorden para incluir el delito de sedición o retirarla. "Sería la segunda vez que el juez Llarena retira la euroorden, lo cual no sería bueno para la imagen exterior de nuestra justicia, pero nada sería tan grave para esa imagen, que es la imagen de España, como la humillación de nuestro Tribunal Supremo por un órgano de nivel irrelevante. Que se mueva por Europa durante los 20 años que tarde en prescribir su delito o hasta que caiga en un país que no esté dispuesto a soportar a este cantamañanas".

Pese a la decisión de la justicia alemana, el contertulio no entiende la "inexplicable alegría" de los secesionistas. "Que un juez alemán no considere a Puigdemont como un rebelde o un golpista, sino como un corrupto o un chorizo debe parecerles más compatibles con el título de honorable", ha sentenciado. 

Lo más