Audio

Julián Moreno, director general del Consorcio de Bomberos

 

Tiempo de lectura: 1 Actualizado09:23

Los equipos de rescate siguen intentando acceder al fondo del pozo donde cayó el pequeño de dos años en Totalán (Málaga).

En 'Herrera en COPE' Julián Moreno, director general del Consorcio de Bomberos y director técnico del dispositivo ha explicado que los efectivos están quitando tierra para localizar el punto exacto en que está el   pequeño Julen “gracias a la fabricación de una serie de artilugios” especiales ya que el diámetro del pozo, de tan solo 25 centímetros de ancho no permite la utilización de cualquier tipo de herramienta.

Los trabajos se centran ahora en acceder con una cámara para visualizar dónde se encuentra el pequeño, que según ha explicado el jefe de Bomberos de Málaga “podría haber caído a un máximo de 110 metros”, que es la altura total del pozo. “Nuestra esperanza es poder quitar el tapón de tierra que hemos encontrado y ver que está aprisionado y no ha aído hasta el fondo”

Julián Moreno  ha reconocido que los bomberos “en ningún momento han escuchado voces del niño”, si bien la familia asegura que sí las ha oído.

Al parecer el agujero del pozo estaría tapado por unas piedras que en un momento puntual se habrían removido.

En total cerca de un centenar de personas participan en el operativo de rescate del niño desde las 14 horas de este domingo, cuando el padre del pequeño y el 112 avisaron a la Guardia Civil de que había caído por el agujero, un orificio de prospección para la búsqueda de agua, en esa zona de la sierra.

Al lugar se desplazaron efectivos del 112, Consorcio Provincial de Bomberos, Protección Civil, el Equipo de Rescate e Intervención de Montaña (EREIM) de Álora y Granada, submarinistas del instituto armado y bomberos de Málaga capital. así como empresas privadas que están facilitando ayuda y maquinaria para tratar de localizar al niño