COPE

Fernando López Mirones y la ‘ciencia del sexo’: el lóbulo de la oreja atrae sexualmente

El biólogo y divulgador marino cuenta en Fin de Semana con Cristina cómo la biología investiga el sistema de elección de pareja

Audio

Cristina López Schlichting
@crisschlichting

'Fin de Semana' COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:55

López Mirones explica en Fin de Semana con Cristina que, “desde hace muchos años, hay una ciencia que se llama ‘la ciencia del sexo’ y que se estudia desde los 60, incluso los 50 del siglo pasado, y es la atracción, el ‘sex appeal’, el galanteo, que es al final una elección”.

¿Cómo funciona? Fernando López Mirones detalla que, “cuando decimos que algo nos gusta o no, pensamos que es una elección libre elegida por nosotros de forma activa, pero no siempre porque lo que tenemos son unos genes que llevan millones de años actuando y que son los que nos hacen escuchar una cosa o la otra”.

El biólogo añade que “detrás de un ‘me gusta o no me gusta’ hay muchos más factores genéticos de los que pensamos, y elegimos las cosas de acuerdo a una serie de improntas que llevan millones de años entre nosotros”.

“En cuanto nos pusimos de pie, ¿qué ocurrió?”, pregunta López Mirones: “Pusimos todas las señales sexuales en la región frontal, mientras que los cuadrúpedos y nuestros antepasados primates lo tienen detrás, nosotros lo tenemos delante, y nos lo pusimos en la cara y en el pecho y en una serie de sitios, hasta tal punto que podemos afirmar biológicamente que la hembra humana es la más evolucionada de todos los primates y, por tanto, de todos los seres de la tierra”.

“Es importante conocer nuestro pasado biológico, no todo es tendencia política”, asevera el experto: “Partimos de una cosa indiscutible que son datos. Me gusta decir esto, vamos a hablar como si fuéramos un extraterrestre que llega a la Tierra y se pone a observar a los humanos. Las hembras humanas tienen unos 400 óvulos desde que son fetos, los mismos toda su vida, y el macho humano crea 100 millones de espermatozoides cada día. Esto no es casual, ocurre en los demás mamíferos y que luego etiqueta todo el proceso evolutivo que hay después. Desde ese momento, los óvulos son escasos, valiosos, y además un error en la elección de pareja produce nueve meses de desastre más, probablemente, quince años de una crianza muy lenta porque el problema es que nuestras crías son muy lentas”.

Un error en la elección es muy grave para la hembra humana”, enfatiza López Mirones, “y sea quizás un poco menos grave para el macho humano. ¿En qué nos fijamos? Somos los únicos que tenemos lóbulo en la oreja, una cosa absurda si no fuera porque tiene un factor de atracción sexual”.

Un dato muy curioso, cuenta el experto, es que “en los programas de tv de parejas nunca falla una cosa: el hombre bajito, porque tiene muy poco éxito sexual y para las hembras humanas es determinante”. “La hembra busca los mejores genes y quiere los adecuados y, desde luego, quiere un hombre que sea capaz de mantener después a esos cachorros que vamos a tener juntos porque el vínculo de pareja en la especie es lo que nos ha hecho triunfar en la naturaleza”, finaliza el biólogo.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Reproducir
Directo Tiempo de Juego

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Escuchar