Rapapolvo de Cristina a Pedro Sánchez: ¡Menuda cruz el hombre sincero!

Repaso de Cristina López Schlichting a Pedro Sánchez a cuenta de su viaje a Cuba y su desidia ante Gibraltar

Cristina López Schlichting

Cristina López Schlichting

'Fin de Semana' COPE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 10:38

 

Begoña Gómez Fernández me trae loca.

Yo no sé qué modelo me gusta más, si el traje despampanante con el que se lució en la escalerilla del avión de La Habana o el vestido ligero verde con el que deslumbró por las calles del barrio viejo. Le preguntaré a Lomana. Es que hay que ver lo discretas que eran las señoras de Rajoy y Zapatero. Esto sí es nivel. Si teníamos los Clinton de Cádiz -el alcalde Kichi y su mujer- ahora tenemos los Obama de Madrid. A lado de ella, él….chaquetita al brazo, mirada interesante, paso relajado pero firme, rodeado de guardaespaldas y séquito, que es lo que más le puede gustar a nuestro presidente. Los Sánchez Gómez, parientes de toda la vida de nosotros, los López, compusieron una bonita estampa caribeña.

Jolín qué cruz. ¿Se puede saber qué hacían estos señores en Cuba cuando el tratado del Brexit está haciendo aguas por nuestra incuria y a punto estamos de que se ratifique un acuerdo que nos niega la palabra con respecto a una colonia que está en nuestro territorio? ¡Señores, que Cuba ya la perdimos por culpa de los yanquis en 1898, que lo que podemos perder ahora es Gibraltar para siempre, convertida además en un paraíso fiscal y un nido de traficantes a la puerta de casa!

Como andaba fumando puros cohibas a Pedro Sánchez le pilló por sorpresa el texto de un acuerdo que no lleva ni uno, ni dos ni seis meses trabajándose, sino veinte. Veinte meses y ahora nos dicen que no pone nada de que nosotros opinemos sobre las futuras negociaciones de la Unión Europea sobre nuestra frontera con Gibraltar. 

En fin, insisto, como esto del Brexit sólo lleva 20 meses negociándose, a Sánchez le pilló la cosa a trasmano y respondió a Bruselas con un tuit. Decía así: “tras mi conversación con Theresa May, Nuestras posiciones permanecen lejanas. EI Gobierno siempre defenderá los intereses de España. Si no hay cambios, vetaremos el Brexit”.

¿Pero qué va a vetar usted? ¿Qué va a vetar hombre de Dios, si no tenemos veto? ¿Si lo que se vota mañana no requiere mayoría absoluta? España no tiene derecho de veto. Basta la mayoría cualificada, esto es, 20 naciones sobre las 27 de la UE para aprobar mañana el Brexit. Y nos quedamos con cara de bobos.

En estas horas que nos quedan para negociar a toda velocidad, ahora que el presidente y el ministro de Exteriores han vuelto del sol cubano, más nos vale que Merkel y el resto se nieguen a firmar un acuerdo con el “no” de nuestro país, que queda fatal en un momento tan delicado como la primera salida de un socio de la Unión. Pero May está inflexible.

Y no podemos bajarnos de la burra ni un milímetro. Nos jugamos mucho. Porque si Escocia se independizase, por ejemplo, que después del Brexit podemos ver cualquier cosa, y Reino Unido comenzase a desunirse ¿Quién va a negociar si Gibraltar se convierte en nación independiente o en parte de España? Recordemos que es una colonia británica ¿los belgas van a hacerlo?

El presidente es muy guapo, y su mujer también, pero yo preferiría al jorobado de Notre dame. ¿De verdad nuestros asuntos económicos en Cuba eran prioritarios? ¿Se puede saber que hacía ayer en La Habana el presidente cuando el Brexit nos puede costar el futuro de Gibraltar? ¿Qué hace contestando por twitter?

Es desesperante. No quiero pensar que las bochornosas alabanzas de ayer de Sánchez al “impulso reformista” de Díaz Canel -un títere del dictador Raúl Castro- y el paseo de su mujer por la escalerilla del avión, toda vestida de rojo comunista, nos vayan a costar un disgusto en Gibraltar. Encima. Nadie del Consejo de Estado recibió en La Habana a nuestro líder. La noticia de su llegada fue ninguneada en los medios cubanos. La oposición echa los dientes porque se la ha ignorado. ¿De veras merecía la pena desguarnecer Bruselas por esto justo en esta semana crucial?

Lo más