COPE

La dramática historia de la Iglesia en China en los últimos 50 años

Paolo Ma Cungo es obispo elegido por el Santo Padre en China, un país comunista

La dramática historia de la Iglesia en China en los últimos 50 años

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 10:15

Paolo Ma Cunguo nació en 1971, en plena Revolución Cultural china, en el seno de una familia católica de varias generaciones. De niño vio las iglesias cerradas o convertidas en almacenes, y vivió las eucaristías nocturnas en casa de sus vecinos cristianos. Cuando era joven le marcó la presencia de algunos sacerdotes que habían sufrido prisión y habían sido declarados enemigos del pueblo, pero no se lamentaban, y lo que brillaba en ellos era su fervor apostólico.

Así nació su vocación. Cuando tenía tan solo 33 años, en 2004, fue consagrado obispo por decisión del Papa, al margen de las exigencias y los procedimientos impuestos por el régimen comunista. Durante estos 16 años el gobierno nunca le ha reconocido como pastor de la diócesis de Shuozhou, en la provincia china de Shanxi, pero él no ha dejado de ejercer su ministerio aprovechando los espacios de libertad que iba encontrando, y los funcionarios han tolerado a menudo que celebrara en la catedral revestido con sus insignias episcopales.

Ahora, finalmente, al amparo de los acuerdos firmados por la Santa Sede y el gobierno de Pekín, Paolo Ma ha visto reconocida su condición de obispo de Shouzhou en una ceremonia pública en la catedral, donde se ha leído la carta de aprobación en presencia de otros obispos de la región, de sacerdotes, laicos y religiosas de la diócesis. Durante su intervención el obispo ha expresado su deseo de “proclamar el Evangelio en fidelidad a la Iglesia una, santa, católica y apostólica, para hacer crecer el Cuerpo Místico de Cristo”. Y citando la primera Carta del Apóstol San Pedro, ha dicho que los cristianos de su diócesis respetarán las leyes de su país y colaborarán a la unidad y la armonía de su patria.

Refiriéndose a las interferencias gubernamentales y a las discusiones en el seno de la propia comunidad católica entre “oficiales” y “clandestinos”, Paolo Ma es contundente: “tenemos el Evangelio, los sacramentos, la sucesión apostólica y la comunión con el Papa: no nos falta nada de lo que necesitamos para vivir la fe y testimoniar a Jesucristo”. Y advierte que si los católicos se repliegan sobre sus propios problemas y se dedican a discutir y acusarse entre ellos, consumirán sus energías y no llevarán el testimonio de Cristo a un mundo sediento de sentido y en constante cambio.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Informativos

Informativos

Con Ángel Expósito

Escuchar