También en directo
Ahora en vídeo

Sociedad

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
EDUCACIÓN EMOCIONAL (Entrevista)

La educación emocional es entender y atender el propio corazón, según experta

Aprender a entender y atender el propio corazón para ser más capaces de entender y atender lo que le sucede a los demás es como la investigadora Eva Bach define la educación emocional, a la que se acercó empujada "por las carencias" que, en este campo, observó en algunos adultos.

  • Agencia EFE

Aprender a entender y atender el propio corazón para ser más capaces de entender y atender lo que le sucede a los demás es como la investigadora Eva Bach define la educación emocional, a la que se acercó empujada "por las carencias" que, en este campo, observó en algunos adultos.

Personas que no sabían o podían resolver sus carencias, a las que no daban una respuesta madura, y que proyectaban esa dificultad en los adolescentes y niños que tenían a su alrededor.

Fue así como Bach, maestra, terapeuta, orientadora familiar y asesora pedagógica, se adentró en la educación emocional que ha seguido trabajando y que fundamenta su último libro, titulado "Educar para amar la vida", publicado por Plataforma Editorial y que se presentará mañana en Zaragoza.

Bach defiende en una entrevista con Efe la necesidad de tener conciencia de las carencias que tiene el ser humano poder tener una actitud madura en su vida y en la relación con los demás.

En definitiva, la necesidad de ser empáticos y comunicar de forma asertiva incluso en situaciones difíciles o convulsas, como atentados terroristas o catástrofes, de los que generalmente se trata de mantener aislados a los menores cuando lo que necesitan es un adulto que les atienda sin evitar lo que es doloroso pero sin alarmarles y tratando de buscar una salida que les tranquilice.

Bach mantiene que padres y educadores tienen que estar "enamorados" de la vida y hacer un ejercicio de responsabilidad, con valentía y humildad, para saber que se está en un proceso de crecimiento "constante" y buscar en algunos casos las ayudas necesarias.

Ayudas que para unas personas serán conversaciones con otras y para otras procesos terapéuticos, formación o meditación.

En situaciones complicadas de la vida, como la pérdida de un ser querido, se precisa ser consciente de lo que ocurre y tener paciencia para superarlas, pero también ser "responsable" y hacer lo posible para "llevarlo un poco mejor", y restablecer la confianza en la propia capacidad para salir de las dificultades porque, en el fondo, "todo acaba pasando" pero se necesita "actitud".

Se trata, en definitiva, de ejercer un "conglomerado de aptitudes", como paciencia, conciencia, responsabilidad, confianza o perseverancia, para crecer y "reciclarse" emocionalmente para poder ayudar y educar a niños y adolescentes porque quien ha sufrido es "más capaz" de entender el sufrimiento.

A su juicio, si se está desencantado ante la vida, se puede caer en el error de "sobreproteger" y mantener en una burbuja a los adolescentes y menores o, por el contrario, "educarlos con dureza".

Bach considera que existen tres factores que influyen emocionalmente en infancia y juventud: los psicoevolutivos -los cambios físicos y la necesidad de rebelarse y distanciarse del adulto-, los contextuales -que hacen que tengan unas perspectivas socioeconómicas o culturales más o menos halagüeñas-, y los adultos de referencia, que son "lo que más fuerza tiene" en su formación.

Y por ello, asevera que la "comunicación educativa" es clave: comunicar en positivo, salvaguardando la dignidad de las personas, incidir en las capacidades y potencial del interlocutor y corrigiendo actitudes pero sin descalificar y sin utilizar el "no" o gestos y elementos no verbales negativos.

Bach ha creado el Observatorio de la Comunicación Educativa junto a la profesora Montse Jiménez con el objetivo de mejorarla en la escuela pero también en otros ámbitos para avanzar en la gestión emocional.

Ambas realizaron el pasado verano un trabajo de campo con adolescentes españoles y marroquíes de Ripoll, donde Jiménez ha sido profesora durante años, tras los atentados del 17 de agosto en Barcelona y Cambrils, para escucharles y conocer cómo se encontraban tras lo sucedido dado que algunos de ellos tenían una estrecha relación con los autores.

Hablaron así, recuerda, con una veintena de chicos y chicas de entre 13 y 20 años y de esta experiencia extrajeron diecisiete puntos para ayudarles a transformar el sufrimiento y las emociones difíciles derivadas de estos hechos que son "extrapolables" a otras situaciones complicadas.

Con este mismo objetivo han elaborado recientemente diez consejos para chavales de cuarto de la ESO o segundo de Bachillerato que tienen que elegir por dónde continuar su trayectoria académica y están "hechos un lío".

Entre ellos, les proponen centrarse en lo que les hace "vibrar", en aquello para lo que sienten que tienen potencial o "sintonía" porque si tienen dificultades "se van a sostener mejor", y que perseveren.

"Que no esperen encontrar su camino a la primera siempre", recomienda Bach, quien asevera que "nunca" se pierde un año si se ha aprendido algo y esa experiencia a servido para formar y ayudar a madurar en algún sentido.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado