También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
FOTOGRAFÍA MEYEROWITZ

La 'España es diferente' de Joel Meyerowitz

Alfredo Valenzuela

  • Agencia EFE

Alfredo Valenzuela

Joel Meyerowitz, con sus 350 exposiciones y sus muchos galardones, es uno de los fotógrafos más prestigiosos del último medio siglo y uno de los defensores del uso del color, como demostró en los seis meses que permaneció en Málaga, entre 1966 y 1967, cuando captó la esencia de la España de entonces.

Una España en la que los anuncios de los azulejos de "Nitrato de Chile" en las paredes encaladas convivían con gasolineras de perfiles vanguardistas que semejaban setas gigantes, con colegialas de uniforme, señores que toman el sol sin desprenderse de la boina, señoras que acarrean agua en cántaros de barro y camiones del butano, todo iluminado por el sol perpetuo de aquella "España es diferente".

Nacido en el barrio neoyorquino del Bronx en 1938, a Meyerowitz debieron parecerle exóticos los tricornios, los entierros, la cruces de los caídos en las esquinas de las iglesias, las sotanas y las procesiones de Semana Santa, pero también las minifaldas, un tiesto en un zaguán, las primeras acumulaciones de coches, motos y camiones y una costa que empezaba a llenarse de edificios.

La editorial especializada en fotografía "La Fábrica" ha efectuado una selección de aquel periodo de Meyerowitz en 98 imágenes, la mayoría en blanco y negro, pero también de un color radiante que reflejan la alegría de las calles y de la moda de entonces, la vistosidad de la Semana Santa y las potencialidades de la Costa del Sol, así como la sofisticación de sus visitantes.

La obra lleva el título de "Hacia la luz" y el subtítulo de "Seis meses en Andalucía. 1966-1967", si bien son la ciudad de Málaga y sus gentes los auténticos protagonistas de estas imágenes, fiel reflejo de una España que, aún en plena dictadura, empezaba a desperezarse, con pandillas de soldados paseando por la calle, mujeres con rebeca, ancianos tomando el fresco bajo un cañizo, perros callejeros, escaparates con pelucas rubias y morenas y anuncios de ración de mejillones a doce pesetas.

También se detuvo a retratar la cultura gitana, en cuyo carácter pudo profundizar porque fue acogido por la familia Escalona.

Todas las imágenes proceden de la colección 'Per Amor a l'Art', integrada por las fotografías que el artista neoyorquino tomó en Málaga, a lo largo de esta estancia en la que efectuó algo más de ocho mil fotografías.

Meyerowitz, según su propio testimonio, se hizo fotógrafo en aquellos seis meses pasados en Málaga, cuando se familiarizó con la "fotografía de calle", que tenía en Robert Frank y Cartier-Bresson a sus grandes referentes.

Joel Meyerowitz se inició en la fotografía en los años 60, tras conocer a Robert Frank, mientras trabajaba en una agencia de publicidad, y a partir de ese momento, e impactado por la forma de trabajar del autor de "Los americanos", Meyerowitz recorrió las calles de Nueva York tomando fotos para embarcarse posteriormente en un viaje que le llevaría a Europa, fruto del cual fue esta colección.

La edición del libro coincide con la exposición homónima que puede visitarse en el Centro de Arte Bombas Gens de Valencia hasta el 20 de enero de 2019.

El comisario de esa muestra, Francesco Zanot, ha dicho de las imágenes de Meyerowitz que "parecen emerger de un exceso de energía que súbitamente explota en todas direcciones, esparciendo puntos de interés por cada rincón del fotograma".

Según Zanot, se trata de un fotógrafo que es capaz de captar no solo las acciones y pensamientos de la gente, sino también el genio del lugar.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado