"Hartazgo total y sensación de no poder hacer nada"

Las familias de Carmelitas Sagrado Corazón, de Vitoria, se concentran hoy espontáneamente ante la huelga de la concertada.

Este colegio está afectado por la huelga en tan sólo un 6% de su profesorado.  Es un ejemplo, aunque menor que otros en porcentaje de huelga, de la situación Euskadi

Audio

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:28

Esta mañana a las 8:50 h la imagen del patio del colegio vitoriano Carmelitas Sagrado Corazón no ha sido la que las familias desean, pero han creído necesario manifestar su malestar y cansancio ante la situación de la huelga de un mes que comenzaba ayer en la enseñanza concertada en Euskadi. Ayer por la tarde en una reunión decidieron acudir esta mañana para volver a mostrar su disconformidad.
Este es sólo uno de los muchos ejemplos de la situación que se está viviendo en la enseñanza concertada en Euskadi. Y eso que en el caso de este colegio la incidencia de la huelga de profesores se situa en torno al 6% tan solo. Aún así desde dirección del propio colegío nos trasladan su preocupación ante una situación que esperan que pronto encuentre fin.

En el patio se han concentrado, con una pancarta, familias del colegio, para pedir una solución para que sus hijos continúen recibiendo clases, a pesar de que comprenden que los profesores tengan que continuar negociando para que su situación laboral cambie hasta que consideren que sea justa. 

Nuria Lázaro, de la Asociación de Padres del colegio, ha contado desde allí mismo para COPE Euskadi que sienten "hartazgo y sensación de que los padres no pueden hacer nada". Afirma que los sindicatos están cerrados con las peticiones y que el Gobierno Vasco traslada que tampoco puede llegar a lo que se solicita. " Pedimos que aunque tengan que negociar por su situación, que por favor vengan a dar clase a nuestros hijos "

Esta madre piensa que las familias que llevan a sus hijos a estos colegios tienen muy asentados una serie de valores y da gracias a que los profesores que trabajan en ellos se preocupan y por ej. no descuidan en ningún momento a los alumnos de Bachiller.


Recordamos que la huelga supondría en la práctica la pérdida de 21 días lectivos, hasta el próximo 5 de diciembre, pero fuentes de la negociación indicaron ayer que podría desconvocarse para la próxima semana si avanzan los contactos. La situación ya se vivió el año pasado y las consecuencias de las huelgas se dejaron notar no sólo en el ritmo de aprendizaje de los alumnos sino también en la tensión entre los profesores y el deterioro en la relación entre docentes y familias del colegio.

Lo más