COPE

Navarrete y su incensario: El otro botafumeiro del Camino de Santiago

Navarrete, en la etapa del Camino entre Logroño y Nájera, vuela su incensario en la iglesia de la Asunción coincidiendo con la festividad de Santiago

Audio

Carlos Cuartero

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:00

Dejamos Logroño esta fría mañana de julio y seguimos ruta por el Camino de Santiago en dirección a Navarrete, donde hoy haremos nuestra habitual pausa con pan y vino rumbo a la ciudad compostelana.

Entre jardines llegamos hasta el túnel de la circunvalación e, inmediatamente, a la vía verde que conduce al parque de la Grajera. Un tramo del paseo se encuentra flanqueado por cipreses que nos recuerdan levemente la Vía Appia, esa famosa calzada que partía desde el mismísimo foro de la antigua Roma.

Tras un área de juegos infantiles y una zona deportiva, se encuentra el dique del embalse de la Grajera, construido a finales del siglo XIX sobre una laguna, con el fin de acumular el agua del río Iregua y regar las huertas situadas al sur de la capital riojana. Hoy es un entorno recreativo envidiable donde pescar, pasear, merendar o, simplemente, descansar unos instantes para disfrutar del paisaje riojano.

Tras la presa se llega al aula didáctica medioambiental y se traspasan los límites del parque por una pista asfaltada, que avanza entre suaves lomas pobladas de vid. Dejando a un lado el desvío al conocido campo de golf de Logroño, iniciamos un exigente repecho que nos obsequia con unas magníficas vistas. Coronada la cumbre, descendemos hacia Navarrete junto a una valla metálica cosida por las cruces que van dejando los peregrinos.

La silueta de un toro de Osborne también nos acompaña en la bajada y, ya en el llano, cruzamos sobre la AP-68 para llegar a las ruinas del hospital de peregrinos de San Juan de Acre, fundado hacia 1185 por Doña María Ramírez. Una recta nos separa de Navarrete, pueblo de alfareros emplazado sobre el cerro Tedeón.

Entramos al pueblo por la calle de la Cruz (límite de la antigua muralla) y tomamos la calle Mayor Baja a la derecha con subida hasta la iglesia de la Asunción, donde nos detenemos para saludar a su párroco, don Armando Lasanta. El sacerdote, que este martes ha atendido a un pequeño y animado grupo de jóvenes que también caminan hacia Compostela, nos cuenta alguna curiosidad sobre su iglesia, que hace ya tres años, en 2018, empezó a volar un incensario de unos 20 kilos, como referencia a ese gran botafumeiro que, cada 25 de julio, se balancea en la catedral de Santiago impregnando el aire de incienso en su ya célebre homenaje al peregrino.




Caminamos por la calle Arrabal y proseguimos de frente por la calle San Roque, en compañía del párroco, quien nos propone detenernos ante una de las joyas del románico en La Rioja: el pórtico de su cementerio.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Navarrete y su incensario: El otro botafumeiro del Camino de Santiago


Pasado el camposanto, que luce la portada y los ventanales del hospital de San Juan de Acre, tomamos un camino que se arrima a las vides, los olivares y los árboles frutales que pueblan las huertas privadas.

Una vez más, el paisaje hace más liviano el peso de nuestras mochilas, en las que seguimos acumulando kilómetros e ilusión, casi a partes iguales, en nuestro afán, no solo por continuar el Camino, sino por seguir disfrutando de esta histórica ruta milenaria que nos permite conocer la gran cantidad de atractivos que sigue ofreciendo al peregrino una región tan hospitalaria, diversa y preciosa como La Rioja.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo