Salud y alimentación

Las vitaminas no te pueden faltar para evitar o mitigar los resfriados y la gripe

En plena epidemia de gripe hay cuatro vitaminas que pueden ayudarte a prevenirla o hacerla más leve porque refuerzan el sistema inmunológico

Las vitaminas no te pueden faltar para evitar o mitigar los resfriados y la gripe

RedacciónPalma

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:46

A pesar de las temperaturas menos frías que nos está dejando este invierno estamos en plena fase epidémica de gripe y de resfriados. Aportando al cuerpo las vitaminas y nutrientes necesarios podemos  prevenir su aparición e incluso hacer que sea más leve.

¿Cómo? Tan fácil como implementar a los menús semanales alimentos que contengan las vitaminas básicas para evitar resfriados, como la C, la D o la A

Empezamos con la vitamina A, una de las encargadas de proteger al cuerpo del envejecimiento prematuro. Se trata de una vitamina primordial durante el invierno por proteger al cuerpo de los agentes externos y posibles enfermedades.  Uno de los alimentos con mayor cantidad de vitamina A son las zanahorias, las espinacas o los boniatos, básicos en sopas y cremas invernales. Otros alimentos ricos en vitamina A son la nata o los quesos.

La vitamina C es una de las más importantes en una dieta saludable, pero más aún en la época invernal. Es el antioxidante por excelencia y es perfecto para mejorar la elasticidad y textura de la piel; ayuda a la producción de colágeno y tejidos para mantener los huesos y articulaciones a raya… Pero sobre todo, es clave a la hora de mejorar el humor, evitar la depresión estacional y prevenir los resfriados y gripes.  ¿Dónde encontramos vitamina C? en  los cítricos como las naranjas y limones , pero existen otros alimentos con mayor cantidad de vitamina C, como las grosellas, los pimientos o las espinacas.

Otra vitamina clave es la  D. Esta vitamina se produce cuando el cuerpo se expone a la luz solar, y le permite fortalecer el sistema inmunológico y proteger al cuerpo de infecciones y agentes externos. En lugares donde los inviernos son largos y la luz del día escasea, sus habitantes suelen tener problemas de déficit de vitamina D. Tanto tomar el sol con precaución como incorporar ciertos alimentos a nuestra alimentación pueden reforzar la salud durante el invierno. Alimentos grasos como el salmón, el atún o las sardinas; además de los huevos y los lácteos como la leche y la nata sin lactosa ofrecen buena dosis de vitamina D.

Otra de las vitaminas que funcionan como antioxidantes y por ende, se hacen imprescindibles a la hora de prevenir resfriados y enfermedades es la vitamina EActiva el sistema inmunitario para poder hacer frente a bacterias y virus, y es por eso que su papel es súper importante en invierno. Introducir alimentos ricos en esta vitamina será un básico en la “operación anti-resfriado”. Algunas de las mejores fuentes de vitamina E son los frutos secos, como avellanas, almendras y cacahuetes. Otros son los cereales integrales de desayuno y algunos aceites vegetales.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

Lo más

En directo